Javier del Pino (SER): "No tenía vocación de periodista"

Una entrevista de Íñigo Domínguez para Jot down

"Me he tenido que acostumbrar a trabajar en equipo, después de haber estado veinte años trabajando absolutamente solo"

  • "Cuando regresé a España, dieciséis años después, atravesé la redacción como Darth Vader en la Estrella de la Muerte, y nadie me conocía"

Un extracto de la entrevista publicada en Jot Down. Aquí completa.

-Estaba haciendo un informativo en España y me tocó vivir un periodo muy sucio de la historia política de la Transición, que tiene que ver con los medios de comunicación: la famosa guerra del fútbol. Un partido político que ocupaba el Gobierno entonces y que quería acabar con un medio de comunicación utilizando armas absolutamente ilegales, como era una legislación hecha a propósito para hundir a ese medio de comunicación. Y yo de repente me vi metido en una trinchera, compartiendo los principios ideológicos de esa trinchera, pero cansado de que hacer información consistiera en combatir contra un Gobierno.

Javier del Pino, director de 'A vivir que son dos días" en la Cadena SER, en un reportaje fotográfico de Begoña Rivas
-Mi actividad periodística no se debe a una vocación de nacimiento, es una cosa sobrevenida; cuando de repente tienes que estudiar una carrera, pensé que no era a lo que me quería dedicar.

-Tenía que hacer algo para vivir fuera de España, quería vivir esa experiencia. Lo forcé un poco, se dieron las circunstancias y acabó pasando.

-Hay algo muy curioso, porque recuerdo que acabé siendo corresponsal y había mucha gente que quería ser corresponsal, en todas las redacciones de todos los periódicos. Era un puesto muy suculento no porque te pagaran bien, sino porque molaba mucho, y sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, cuando ya era corresponsal, veía que cada vez menos gente quería ocupar mi cargo. Al principio siempre pensaba: «Voy a durar aquí muy poco porque seguro que habrá algún directivo medio que pedirá este puesto y me lo quitará». Y te vas dando cuenta de que nadie quiere ir, porque el extranjero era una cosa mucho más cercana para todo el mundo, la gente ya viajaba.

-Para mí lo de corresponsal, de todas maneras, fue un poco de decepción en cierta manera, porque creía en ese concepto romántico, bogartiano, del corresponsal. Yo era muy joven, no sé si habría cumplido los treinta años cuando llegué a Washington, y, claro, esperas encontrarte a lo mejor de lo mejor y crees que has tenido mucha suerte. Crees que te vas a encontrar a Hemingway. Piensas: soy demasiado joven para estar aquí y ha habido un montón de casualidades que han hecho que esté aquí, pero seguro que los demás son gente seria, no como yo, que soy… Y de repente te das cuenta de que todos tienen una historia mediocre como la tuya y se humaniza mucho.

Javier del Pino junto a Íñigo Domínguez, autor de la entrevista, en el pasillo que une, en Gran Vía 32, la SER y las radiofórmulas musicales
-(Al llegar a los EE.UU.) me sentí como uno (más) de ellos. Yo conocía bastante el país, había viajado mucho por allí, incluso ya había cubierto unas elecciones, las primeras de Clinton y Gore en el 92. También había hecho lo que es el equivalente al Inter Rail americano. En esa época, a mediados de los años noventa, las líneas aéreas Delta tenían algo así para los menores de treinta años. Les regalaban unos billetes para volar un mes por todo el país, con el único inconveniente de que tenía que haber plazas vacías en el vuelo en el último momento. Entonces te quedabas en la puerta de embarque y, si quedaban plazas, te ibas. Así viajé mucho por Estados Unidos, con paradas en lugares tan estúpidos como Boise, Idaho. No sé quién quiere ir a Boise, Idaho, pero yo fui. El caso es que conocía muy bien el país y en parte por eso sabía que quería ir allí. Y la verdad es que creo que sentí una especie de corrección de un error antropológico: «Yo tenía que haber nacido aquí. Algo ha pasado en el universo para que yo nazca en España, porque yo creo mi sitio es este, yo aquí me encuentro muy bien».

-Al volver aquí tienes el dilema de que, hombre, es tu país, pero hay muchas cosas que no consigo que me interesen, como la política, y no sabes si es porque realmente no es interesante o que tú ya te has pasado de vueltas. Sin embargo, si voy a otro país, me interesa cómo funcionan y cómo son y todo me parece apasionante. Pero lo propio me lo parece menos. Supongo que un psicoanalista haría maravillas con esto.

-Siento que aquello que importa al ciudadano común español a mí no me importa en absoluto, ya sea política o fútbol, a pesar de que me dedico a ello. Y, sin embargo, sí que me importa mucho lo que hacemos en la radio, indagar en el efecto de la política más que en la política en sí, me importa entender un poco más lo que significa ser español, que es algo de lo que yo me he despegado y que me cuesta comprender. Me sorprende tanto que a Fernando Trueba se le puedan echar encima porque dice que no se siente español… Es que entiendo lo que es no sentirse español, y eso no debe interpretarse como un desprecio sino como una desubicación.

Dos excorresponsales charlando de su experiencia fuera de España, y a su regreso
-También me asusta ver cómo los otros medios hablan constantemente de la tele, en el periódico se habla de la tele, en la radio se habla de la tele, pero la tele nunca habla de los periódicos ni de la radio, la tele solo habla de sí misma. Los demás, todos están hablando de la tele. Tele y fútbol.

-Yo recuerdo cuando me marché a Washington, alguien me dijo que ser corresponsal tiene dos grandes ventajas: que tienes el jefe a seis mil kilómetros y no tienes a nadie a quien mandar. Ambas cosas son maravillosas y te dan una sensación de libertad y de no estar encerrado en un despacho, aunque estés haciendo cuatro crónicas y escribiendo la última página. Luego sales a dar una vuelta y dices: «Joder, es que estoy en el extranjero». Es realmente como estar de vacaciones y a lo mejor has trabajado doce horas ese día, pero es la sensación.

-Yo me marché en el año 96 y, cuando te marchas, no piensas que vas a estar mucho tiempo sin volver, a lo mejor porque eres demasiado joven, pero creía que aquello era un trabajo de lunes a viernes, que los fines de semana pasaría por Madrid. Es que ni se me ocurrió alquilar mi casa, por ejemplo, y estuvo ahí cerrada y deshabitada durante muchos años. El primer verano sí que me vine a España y cometí un error, que ahora recomiendo a todos los corresponsales que no cometan, que es ir a visitar la redacción. Yo recuerdo llegar a la redacción, llevando un año fuera, y yo sentía que yo había crecido, que había cambiado y me sentía diferente y llevaba un año fuera de esa redacción. Entonces, de repente, vi que todo el mundo no solamente estaba en el mismo lugar en el que yo lo había dejado, sino seguramente llevando la misma camisa que llevaban el día en el que yo me había marchado. Entonces, ese día, decidí que nunca más volvería por la redacción hasta que no regresara a España, y así fue. Tanto es así que, cuando regresé a España, dieciséis años después, atravesé la redacción como Darth Vader en la Estrella de la Muerte, y nadie me conocía [risas].

Íñigo Domínguez y Javier del Pino, frente a frente,  reflexionando sobre el periodismo y la radio
-Había un viejo axioma en el periodismo, por lo menos en España, y es común, que decía que los corresponsales tenían que estar un mínimo de dos años y un máximo de cuatro, y cuando me fui lo compartía al 100%. Pero cuando llevaba cuatro años estaba absolutamente en contra, porque me di cuenta de que en el cuarto año era cuando estaba empezando a entender cosas, y a medida que llevas cinco, que llevas ocho, que llevas diez, que llevas doce, es cuando realmente las cosas que pasan y las razones por las que pasan las entiendes. Yo puedo entender por qué ha ganado Trump, si yo estuviera recién llegado o fuera un lector no bien informado, no sabría explicarlo, seguiría usando este tipo de frases como: «Los americanos es que están zumbados», «Es que es la América profunda…». No, hay otro tipo de explicaciones que solo entiendes si llevas allí mucho tiempo. Y, si tú las entiendes, se las puedes explicar al lector o al oyente.

-Luego, hay otro elemento que también es peligroso destacar en público, pero yo creo que la sociedad ha cambiado en ese sentido, y creo que tú y yo podemos atestiguarlo, porque hemos salido y hemos vuelto a entrar, y es la obsesión enfermiza por el fútbol en este país, el nivel de obsesión hacia el fútbol se ha disparado, se ha multiplicado y tiene que ver con esa obsesión por el famoseo, porque ahora el fútbol también es famoseo y son dos cosas que mueven las redes sociales, la fama y el dinero, y el fútbol tiene esos dos elementos, más el elemento añadido del deporte en sí. Entonces, aquí hay una especie de embrutecimiento colectivo en el que el fútbol es aquella actividad en la que nada más importa, hasta el punto de que, por ejemplo, en la radio, en mi radio, es el último acontecimiento de la semana que se permite anular la información. En la Cadena SER solamente no hay boletines cuando hay fútbol. Si a mí se me ocurre proponer: «Oye, yo no quiero que haya boletines en mi programa», seguramente tendría una gran discusión tras la cual sería despedido por enajenación mental, pero cuando empieza el fútbol se acaba la información. ¿Qué mensaje estamos mandando con eso? Yo creo que esto es un problema, y que conste que no digo que tengamos que prohibir el fútbol y estar todos leyendo a Kant.

-En mi caso, mi vuelta tiene mucho más que ver con mi proyecto vital. Bueno, yo hubiera preferido quedarme, estoy seguro de que sería mucho más feliz allí de lo que lo soy ahora aquí, y eso que tengo el privilegio de pasármelo bien con lo que hago y de que mi empresa me pague mucho más de lo que merezco y me cuide como me está cuidando. En mi caso tiene que ver con la sensación de que pasa el tiempo, pasa el tiempo, y de repente descubres lo poco que mis hijas tienen de lo que yo soy. Como su porcentaje de americanismo es un 99% y el de su españolismo es un 1%, me preocupa no tanto porque yo quisiera que fueran parcialmente españolas, sino porque yo creo que en el fondo lo que más nos importa es que nuestros hijos sean felices y que tengan un buen futuro; y a mí me pareció que lo mejor que podía hacer para garantizarles ese futuro era darles una visión diversa del mundo —que lo contemplen desde dos países, dos nacionalidades— y darles también la herencia del bilingüismo, porque ellas hablaban muy mal en español. Por eso vine, y eso nos lleva a otra cosa que es el concepto que más define mi día a día: la sensación de temporalidad. Yo vivo cada día pensando que estoy en un paréntesis, y puede serlo o no serlo, pero tengo la sensación de que yo seguramente volveré allí más pronto que tarde, que estoy aquí de paso. (…) Así que creo sinceramente que esa es una sensación con la que voy a vivir el resto de mi vida: la sensación de que, esté donde esté, es temporal.

Javier del Pino se confiesa a Íñigo Domínguez (Jot Down), con fotografías de Begoña Rivas
-Si a mí me dijeran que lo que hago ahora es lo que yo voy a hacer siempre y que el lugar en donde vivo es en el que voy a vivir siempre, me tiro por un puente, no porque sea España, es porque quieres tener la ilusión de que algo va a cambiar.

-Yo, que soy de Usera, no tengo ningún gen nacionalista; para mí ser de Madrid… yo no tenía pueblo al que ir los fines de semana, y cuando eres de Madrid… pues es que a mí me da igual. Yo no me siento de Madrid. Me gusta Madrid, me gusta mucho, es mi ciudad, pero me da igual ser de aquí que no serlo.

-Ahora tengo mucha gente a mi cargo, y me he tenido que acostumbrar a trabajar en equipo, después de haber estado veinte años trabajando absolutamente solo. Me cuesta acostumbrarme a la gente y a la gente le ha costado soportarme, supongo. Pero la sensación esta de que allí eras los ojos y los oídos de un montón de gente, y estabas tú solo y decías: «Y si matan a Bin Laden, ¿qué pasa?», tienes que saber transmitirlo y contarlo porque estás solo, mientras que aquí sabes que, pase lo que pase, tienes la envergadura de un medio detrás que te ayuda a hacer cualquier cosa.

Tambien te puede interesar:

post destacado 5362160996969605590

Publicar un comentario

emo-but-icon

RECUERDO A EUGENIO FONTÁN EN 'NEUDC' (RNE)

'DISCULPEN QUE LES HABLE DE TOLENTINO'

'DISCULPEN QUE LES HABLE DE TOLENTINO'
Clica y amplía información

JULIA OTERO: PREMIO ALONSO VICEDO'2017

JULIA OTERO: PREMIO ALONSO VICEDO'2017
Clica y amplía información

FALLECE EUGENIO FONTÁN (D.GRAL DE LA SER)

FALLECE EUGENIO FONTÁN (D.GRAL DE LA SER)
Clica y amplía información

PUESTA DE LARGO DE CUONDA (#PODCAST)

PUESTA DE LARGO DE CUONDA (#PODCAST)
Clica y amplía información.

EN MARCHA LA EDICIÓN NÚMERO 20 (AIMC)

EN MARCHA LA EDICIÓN NÚMERO 20 (AIMC)
Clica y amplía información

LA RADIO DIGITAL SE EXTIENDE POR EL MUNDO

LA RADIO DIGITAL SE EXTIENDE POR EL MUNDO
Clica y amplía información

TWITTER AUTOR

ESTRENAMOS BLOG EN ESIC BUSINESS & MK

ESTRENAMOS BLOG EN ESIC BUSINESS & MK
Clica y amplía información

CARLOS ALSINA Y LOS 'GURÚES DE LA RADIO'

CARLOS ALSINA Y LOS 'GURÚES DE LA RADIO'
Cita a Gorka Zumeta y Radiochips en "La Cultureta" (Onda Cero Radio). Clica la foto

GORKA ZUMETA EN SPAINSKILLS 2017

27.02.2017. Gorka Zumeta coordinó y presentó los actos de una nueva edición de las SpainSkills 2017, organizadas por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, y desarrolladas en Ifema, en las que más de 300 estudiantes de FP de toda España compitieron por la excelencia.

GORKA ZUMETA EN INTERSICOP 2017

19.02.2017. Gorka Zumeta coordinó la comunicación y presentó los eventos de las actividades desarrolladas por la CEEAP (Confederación Española de Empresarios Artesanos Pasteleros), en el marco de la Feria Intersicop, celebrada en Ifema (Madrid), del 19 al 21 del pasado mes de febrero.

GORKA ZUMETA EN RNE, CON MENÉNDEZ

GORKA ZUMETA EN RNE, CON MENÉNDEZ
Clica y escucha la entrevista

13.02.2017. Gorka Zumeta fue uno de los invitados de Alfredo Menéndez, en “La Mañanas de RNE”, el pasado 13 de febrero, Día Mundial de la Radio. El editor de esta web participó junto con los corresponsales de RNE en Londres, París y Berlín en un espacio dedicado a la radio que se hace en estas capitales europeas, a las que intentó añadir el retrato de la radio española.

GORKA ZUMETA EN SPAINMEDIA RADIO

GORKA ZUMETA EN SPAINMEDIA RADIO
Clica y amplía información

El editor de esta web entrevistado en un podcast

“Confío en que los podcast, a futuro, sumen nuevos oyentes a la radio”

17.01.2017. Gorka Zumeta ha sido el invitado del programa “Forbes Daily”, de Spainmedia Radio, dirigido y presentado por Sergio F. Núñez, para hablar del ‘Universo Podcast’.

LA RADIO EN 2020 ¿FUTUROLOGÍA?

LA RADIO EN 2020 ¿FUTUROLOGÍA?
Clica y amplía información

LAS RADIOS DEL MUNDO A UN CLIC

LAS RADIOS DEL MUNDO A UN CLIC
Clica, viaja por el mundo y elige tu radio
item