La radio que tenemos

Una reflexión al hilo del libro “Disculpen que les hable de la radio”, de Javier Tolentino (I) 

¿La radio que nos merecemos? 

  • La cobertura del atentado yihadista de Barcelona del pasado 17 de agosto

Seguro que ustedes, como un servidor, han disfrutado analizando conmigo el libro de mi colega, y amigo, Javier Tolentino, de RNE, “Disculpen que les hable de la radio”. ¡Celebramos tanto cuando se anuncia la publicación de un libro sobre radio que rápidamente acudimos a hacernos con él! Y en el caso de este texto, no ha habido decepción, en la medida en que se recogen afirmaciones, opiniones, basadas en la experiencia de un profesional que decidió dedicar toda su vida a este oficio, tan absorbente y agradecido, a un tiempo.

Carles Francino, al día siguiente del atentado de Barcelona, el 18 de agosto, desde una unidad móvil de Radio Barcelona, arrancando "La Ventana" (Foto Twitter Cadena SER)
Me gustó ese gran titular que elegí en la primera de las entregas: “la radio necesita una revolución total”, y me recordaba, inevitablemente, a otro -muy similar- que escribí no hace mucho tiempo, “La radio necesita un buen revolcón”. Ambos comparten una idéntica inspiración. Es cierto que la radio vive de rentas, de remakes, como inteligentemente apunta Tolentino que ocurre con el cine, ante la falta de guionistas, y de buenas historias, tan escasas.

Pero, al mismo tiempo, el libro de Tolentino carece de una mirada más prosaica, menos romántica, lejos del desiderátum y cercana al más puro mercantilismo. La radio, podría decirse, jugando con las palabras, ya no es ocio, sino negocio. Quienes deciden -y así le va a la radio- no son quienes la hacen y saben realizarla; sino los responsables de las cuentas de resultados. Partiendo de este planteamiento, sí, tan demoledor, mucho me temo que todos los deseos de Tolentino, magníficamente expuestos en este “Disculpen que les hable de la radio”, están muy lejos de la realidad que nos circunda, y que sufrimos como oyentes, a pesar de la buenísima voluntad, el trabajo y el oficio acumulados por los auténticos profesionales que, pese a todo, cumplen muy bien su papel. Al menos lo intentan, alentados por su prurito.
Quienes deciden -y así le va a la radio- no son quienes la hacen y saben realizarla; sino los responsables de las cuentas de resultados

Coincido, al 99 por ciento con los planteamientos de Tolentino, pero en el plano del ‘deber ser’, no -desgraciadamente- en el del ‘ser’. No podemos obviar que, con los años, y sobre todo con el varapalo de la crisis económica, y sus efectos en la inversión publicitaria, la industria radiofónica nacional se ha visto obligada a modificar la inspiración de su trabajo y a priorizar los resultados -dicho de otra forma, su sostenibilidad o supervivencia- frente a la calidad de lo ofrecido, sin darse cuenta de que este modus operandi encierra una trampa, que no es otra que los resultados están condicionados a una buena calidad del producto (a pesar de que Tolentino rechace este término con vehemencia, precisamente por su marcado acento mercantilista). Expresado de otra forma: sólo habrá resultados si se ofrece una buena programación, firmada por auténticos profesionales. Y no es esto lo que se fomenta desde los despachos donde se decide.

La radio seguirá siendo para muchos de quienes la hemos hecho toda la vida, y la amamos profundamente, un cúmulo de bondades cara al oyente. Pero esta visión ha muerto. Los números, las cifras, se han impuesto y las cuentas de resultados mandan. Cómo si no, las coberturas de las más potentes cadenas de radio en grandes acontecimientos se han visto mermadas por la falta de recursos humanos. La redacción de los Servicios Informativos de la Cadena SER sigue siendo la más poblada de la radiodifusión española. Pero, como los ERE's las han reducido todas, la proporcionalidad sigue beneficiando a la cadena de Prisa.

José Luis Pérez, director de los Servicios Informativos de Cope, en directo desde Las Ramblas de Barcelona (Fotografía Twitter Cadena Cope)
El último ejemplo vivido con auténtica intensidad fue este pasado verano, en pleno agosto, ante el gravísimo atentado yihadista cometido en pleno corazón de Barcelona. La mitad de los periodistas estaban de vacaciones. Las redacciones, diezmadas ya por la crisis, y ajustadas al milímetro, tenían que responder ante el reto. Pero la falta de personal fue evidente en las primeras emisiones de todas las cadenas, y la abundancia del teléfono móvil, casi siempre entrecortado, era la nota dominante. ¿Desde cuándo la SER se veía obligada a pinchar el sonido de Tele 5, la competencia, que estaba en el lugar donde comparecía el conseller de interior, Joaquim Forn i Chiariello, y sin embargo Radio Barcelona no disponía de esa conexión? El dispositivo de emergencia que se establece en el despacho del responsable de informativos necesita puntos de observación, y esos puntos deben estar cubiertos por redactores curtidos. Lo que ocurrió el pasado 17 de agosto es que las primeras horas fueron, además de la lógica e inevitable desorientación inicial, un ejemplo de voluntarismo más que de eficacia, con honrosas excepciones, como la de Pedro Blanco, en la SER, al que le tocó coordinar un dispositivo que observó numerosas carencias, tanto técnicas como humanas. Tantas que se vio obligado a explicar y a justificar las reiteraciones ante la falta de información.
Me temo que tenemos que acostumbrarnos a convivir con una radio más precaria. Con una radio que ha ganado en simplificación tecnológica, es cierto, pero mal entendida

Sin embargo, la percepción de la audiencia, no sólo de la SER, sino del resto de cadenas radiofónicas, incluida la pública, es que los resultados fueron magníficos.  Así lo confirmaban en redes sociales... Y no es cierto. La falta de recursos, insisto, humanos y técnicos (los técnicos de exteriores, por ejemplo, empiezan a ser una rara avis…) se contrapesa con lo más preciado que tiene un profesional de la radio ante situaciones como ésta en que la actualidad te retuerce el corazón: la raza. En octubre pasado, se les concedió un Ondas colectivo a todas las emisoras por esta cobertura. No me parece ajustado, y sería un buen ejercicio universitario analizar y cuantificar medios, humanos y técnicos, respecto de otras circunstancias similares anteriores.

Recuerdo que, en numerosas ocasiones, cuando ya estaba destinado en el departamento de Programas, en Gran Vía 32, la central de la SER, y veía a mis compañeros de Informativos, de donde procedía (¡cuántos atentados de ETA tuve que contar desde el lugar de los acontecimientos…!) literalmente correr para cubrir una urgencia informativa (los atentados de las Torres Gemelas de Nueva York, en 2001 o el de Atocha en 2004, por ejemplo), yo tenía envidia de ellos, porque mi condición de periodista rezumaba borbotones de pasión y, si me permiten, de oficio incontenido.

Àngels Barceló, en directo, haciendo
 'Hora 25' desde las calles de Barcelona,
sacudida por la violencia (Fotografía
Twitter Cadena SER)
La propia Àngels Barceló (reciente Premio Ondas 2017), que siempre habla claro, se ha quejado en numerosas ocasiones de la “falta de medios” y de la “mala época que vive el periodismo” en este sentido. Y ella ha sido la que, en público, ha venido a decir lo que muchos piensan pero no se atreven a exponer, y es que el periodista tiene que ser ante todo profesional en su trabajo “a pesar de su propia empresa”, cuando se plantea el conflicto.

¿Qué ocurrió el 17 de agosto? Que el oficio, la raza, de todos los periodistas de todas las redacciones de informativos de la radio española -veteranos y aprendices- se volcaron, literalmente, en la cobertura de los hechos y, con más o menos fortuna en cada caso, con balbuceos, coletillas, dubitaciones y también con templanza en muchos casos, afrontaron unas primeras horas de reto profesional como auténticos héroes. Su relato, sí, atropellado, se fue calmando con el tiempo, y las primeras certidumbres e informaciones. Pero es aquí, en estos auténticos compromisos informativos, donde se palpa hasta las cejas si una redacción está engrasada y sus piezas funcionan a la perfección.  

El éxito, si lo hubo (que yo creo que sí, al final), el pasado 17 de agosto, fue por mérito de los profesionales que ocuparon la antena aquella tarde interminable, a pesar de las limitaciones que imponen las restricciones presupuestarias de las empresas, sus directores financieros y CEO’s. El prurito profesional, el compromiso, el reto, la raza, el oficio, están muy por encima de ejecutivos irresponsables que cercenan inversiones y que, ¡oh, paradoja!, son los primeros que se enorgullecen de los resultados, que enarbolan como propios, cuando ellos son quienes los obstaculizan con sus decisiones.

Esa misma raza es la que inspira, y mueve, y remueve, a los periodistas que, disfrutando de sus merecidas vacaciones, las interrumpen para ponerse a las órdenes de su director de informativos. No porque les llamen para presentarse en la redacción, sino porque lo hacen motu proprio. Entre éstos, pero no solo, las estrellas de los grandes programas, que al día siguiente se situaron al frente de sus respectivos espacios, en directo desde las Ramblas de Barcelona, micrófono en mano, para informar de una tragedia como la vivida en la ciudad condal ese aciago día.
Esta es la radio que tenemos, señores. Agradezcan, por favor, a los profesionales, a los que dan la cara y a quienes les hacen brillar más en la trastienda, el esfuerzo derrochado

Esto es lo que ocurre cuando existe sincera y auténtica vocación en un profesional que ha decidido volcar su vida en servir a los demás. Ante un acontecimiento del calibre de lo ocurrido en Barcelona, todas las redacciones se pusieron al servicio de la antena. Pero las circunstancias, hoy en día, son otras muy diferentes. A la falta de recursos y a los periodistas acogotados, se unieron el parón estival, la lejanía de las ubicaciones, y destinos vacacionales, que impidieron que el engranaje brillara como en otras ocasiones.

En esas otras ocasiones, que antes citaba, y sin pretender ser nostálgico, ni tampoco comparar injustamente punto por punto, las redacciones de entonces -más nutridas, más engrasadas, mejor ensambladas- ofrecieron a los oyentes unos programas especiales magníficos, igualmente inspirados, en sus comienzos, en la improvisación. En el caso de mi casa entonces, la SER, liderados por un Iñaki Gabilondo, sólido y eficaz, que nos dejó boquiabiertos a todos por su capacidad para afrontar una situación como los atentados de Atocha de 2004. Hubo errores, sí, contaminación informativa interesada (hoy conocemos la paternidad de las fuentes), pero en su momento Iñaki pidió perdón. ¿Cuántos profesionales que se han equivocado lo han pedido en público?

Me temo que tenemos que acostumbrarnos a convivir con una radio más precaria. Con una radio que ha ganado en simplificación tecnológica, es cierto, pero mal entendida. Como afirmaba el mismo Javier Tolentino, pretenden hacernos creer que existe el “hombre orquesta” quien, provisto de un milagroso ordenador, es capaz de hacer todo el trabajo “desde la esquina de cualquier café”. Todo para abaratar costes, siempre los costes…  Pero es un hecho, que la radio de los medios, poderosos, sobrados, incluso en la radio pública, se ha visto mermada por las necesidades de obtener beneficios a sus accionistas, en el caso de las privadas y por las exigencias de cumplir con los ajustadísimos presupuestos públicos, en el caso de las públicas.

Ángel Expósito desde Las Ramblas de Barcelona, abriendo "La Tarde de Cope" el viernes 18 de agosto (Fotografía Twitter Cadena Cope)
Pero hay un hecho que no quiero dejar de comentar, ya para concluir esta primera parte de mis reflexiones en torno a la radio que hoy en día vivimos; y es que los responsables financieros de las grandes cadenas radiofónicas duermen tranquilos, porque, a pesar de sus recortes, crecientes, continuados, incómodos, saben que los profesionales van a responder. Y que si en un programa se reduce el equipo en dos personas, el trabajo seguirá saliendo adelante. Y en circunstancias de urgencia como las comentadas, la redacción será una, con todos sus miembros volcados en la cobertura de cualquier acontecimiento. Pero no se dan cuenta -o no quieren darse cuenta- de que al final la antena se resiente de la falta de medios, y por más que ellos crean resueltos sus problemas de ajustes de personal, el oyente, que no es tonto, se da cuenta de que la emisión suena mal, hay demasiado teléfono, se percibe escaso, o limitado, el esfuerzo de producción en temas y/o invitados, o la antena se engalana con la bisoñez de profesionales alevines a los que se exige mucho más de lo que pueden/deben asumir como responsabilidad.

Esta es la radio que tenemos, señores. Agradezcan, por favor, a los profesionales, a los que dan la cara y a quienes les hacen brillar más desde la trastienda, el esfuerzo derrochado, y el amor y la pasión que le echan, todos los días, en su empeño. 

Tambien te puede interesar:

slider 4461948130063164251

Publicar un comentario

  1. Agradecer a los profesionales? Nadie agradece una cobertura escasa por mucha raza que haya. La audiencia se irá a otros medios que aporten más. Los directivos y sus cuentas perseguirán esos nuevos medios.

    Expósito o Francino en el lugar de la hechos por un acontecimiento no suplen la falta de técnicos, redactores, guionistas o realizadores.

    ResponderEliminar

emo-but-icon

PODCAST MONETIZACIÓN DEL AUDIO ONLINE

EL EGM DE CATALUÑA, ¿EN CLAVE ELECTORAL?

EL EGM DE CATALUÑA, ¿EN CLAVE ELECTORAL?
Clica y amplía información

DIARIO DE JAÉN APUESTA POR LA RADIO ONLINE

DIARIO DE JAÉN APUESTA POR LA RADIO ONLINE
Clica y amplía información

¡PARTICIPA! ¡HAZLO POR LA RADIO ONLINE!

¡PARTICIPA! ¡HAZLO POR LA RADIO ONLINE!
Clica y amplía información

FALLECE EL PERIODISTA JOSÉ ANTONIO SENTÍS

FALLECE EL PERIODISTA JOSÉ ANTONIO SENTÍS
Clica y amplía información

RADIO RIVADAVIA (ARGENTINA) EN QUIEBRA

RADIO RIVADAVIA (ARGENTINA) EN QUIEBRA
Clica y amplía información

LA SER SE LLEVA LOS ONDAS A SEVILLA

LA SER SE LLEVA LOS ONDAS A SEVILLA
Clica y amplía información.

NACE PLAYZCAST: EL NUEVO SONIDO DE RNE

NACE PLAYZCAST: EL NUEVO SONIDO DE RNE
Clica y amplía información

GESTIONA RADIO: EN CONCURSO DE ACREEDORES

GESTIONA RADIO: EN CONCURSO DE ACREEDORES
Clica y amplía información

TWITTER GORKA ZUMETA

MI REFLEXIÓN DE ESTE MES EN EL BLOG DE ESIC

MI REFLEXIÓN DE ESTE MES EN EL BLOG DE ESIC
Clica y amplía información

CARLOS ALSINA Y LOS 'GURÚES DE LA RADIO'

CARLOS ALSINA Y LOS 'GURÚES DE LA RADIO'
Cita a Gorka Zumeta y Radiochips en "La Cultureta" (Onda Cero Radio). Clica la foto

GORKA ZUMETA EN SPAINSKILLS 2017

27.02.2017. Gorka Zumeta coordinó y presentó los actos de una nueva edición de las SpainSkills 2017, organizadas por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, y desarrolladas en Ifema, en las que más de 300 estudiantes de FP de toda España compitieron por la excelencia.

GORKA ZUMETA EN INTERSICOP 2017

19.02.2017. Gorka Zumeta coordinó la comunicación y presentó los eventos de las actividades desarrolladas por la CEEAP (Confederación Española de Empresarios Artesanos Pasteleros), en el marco de la Feria Intersicop, celebrada en Ifema (Madrid), del 19 al 21 del pasado mes de febrero.

GORKA ZUMETA EN RNE, CON MENÉNDEZ

GORKA ZUMETA EN RNE, CON MENÉNDEZ
Clica y escucha la entrevista

13.02.2017. Gorka Zumeta fue uno de los invitados de Alfredo Menéndez, en “La Mañanas de RNE”, el pasado 13 de febrero, Día Mundial de la Radio. El editor de esta web participó junto con los corresponsales de RNE en Londres, París y Berlín en un espacio dedicado a la radio que se hace en estas capitales europeas, a las que intentó añadir el retrato de la radio española.

GORKA ZUMETA EN SPAINMEDIA RADIO

GORKA ZUMETA EN SPAINMEDIA RADIO
Clica y amplía información

El editor de esta web entrevistado en un podcast

“Confío en que los podcast, a futuro, sumen nuevos oyentes a la radio”

17.01.2017. Gorka Zumeta ha sido el invitado del programa “Forbes Daily”, de Spainmedia Radio, dirigido y presentado por Sergio F. Núñez, para hablar del ‘Universo Podcast’.

LA RADIO EN 2020 ¿FUTUROLOGÍA?

LA RADIO EN 2020 ¿FUTUROLOGÍA?
Clica y amplía información

RADIO GARDEN: RADIOS DEL MUNDO A UN CLIC

RADIO GARDEN: RADIOS DEL MUNDO A UN CLIC
Clica, viaja por el mundo y elige tu radio
item