Primer capítulo de "El Loco" de Jesús Melgar en exclusiva: "Perro no come perro"

Gracias a la gentileza del autor, publicamos el primer capítulo del libro que llegará a las librerías a lo largo del próximo mes de abril

Jesús Quintero versus "El Loco de la Colina"

  • El libro se presenta en la Feria del Libro de Algeciras, de donde el autor es 'Hijo Predilecto', entre los días 22 de abril al primero de mayo
  • El que fuera subdirector y productor del programa de radio nocturno "El Loco de la colina", que nació en RNE en 1980, y posteriormente se trasladó a la Cadena SER, donde dejó de emitirse en 1986, escribe un libro dedicado a este comunicador, subtitulado "La biografía no autorizada ni consentida de Jesús Quintero"

El libro "El Loco" se anuncia para la primavera. Este es el calendario que tiene planificado la editorial Círculo Rojo. Jesús Melgar, uno de los grandes periodistas españoles, acompañó a Jesús Quintero, probablemente, en su período de mayor gloria mediática en la radio, cuando creó su 'alter ego', en forma de profesional supuestamente enajenado. Al final, la pregunta que todos nos hacemos es: ¿qué de pose y qué de realidad rodea a Quintero respecto de su identidad alternativa de 'El Loco'? Esta es una de las interrogantes que, a lo largo de las páginas del libro, despeja el que fue su productor y subdirector, Jesús Melgar. Esta web está en disposición de adelantar el primer capítulo, gracias a la generosidad de su autor, aquel con el que se inicia el libro y el que, tal vez, orienta o cuando menos inspira el resto de las páginas de un libro tan necesario como este.

Jesús Quintero, toda una vida dedicada a la comunicación, radio y televisión (Fotografía Jesús Quintero)

"Perro no come carne de perro"

Principio y final se unen en su biografía cerrando un círculo per­fecto de misterio. ¿Qué hace Quintero? ¿Es verdad eso que van diciendo? ¿Dónde se oculta el Loco de la colina? Solo quien tras­ciende, a muchos kilómetros sobre el universo de lo cotidiano, como lo ha hecho Jesús Quintero a lo largo de toda su carrera profesional, es capaz de seguir suscitando tanta expectación mu­chos años después de haberse jubilado y desaparecido del pano­rama mediático nacional. Lo hacen muchos otros, es ley de vida, pero la gente se sigue preguntando por el Loco como si nunca se hubiera ido, como si todavía estuviera sentado al lado de un perro verde en un plató de televisión, con su micrófono de época, o visitando las cárceles para meterse en la celda de los asesinos más depravados, o en su colina, en todo lo alto, cada noche, con esa voz que se mece con las ondas, un sermón sarcástico y moral, desvergonzado y fino, la gravedad de un punzón en las concien­cias. Tan profunda fue la penetración de aquella voz en la socie­dad española que todavía hoy el eco sigue contoneándose en la memoria de todos. Ahí es donde nace el misterio que lo conecta con sus inicios, cuando solo se conocía su voz, ni su rostro ni su nombre, el Loco de la colina… ¿Quién es en realidad? ¿Dónde está? ¿Qué es verdad, qué es mentira? El silencio siempre ha sido el mejor aliado de quien nada sería sin su voz.

"Quintero podría ser perfectamente nuestro Larry King Hispano. Una copia andaluza del genial pe­riodista yankee recién fallecido víctima del Covid en su versión del país de las barras y las estrellas.. Tiene Larry en común con Quintero muchos parámetros, además de una voz penetrante y origen humilde, junto con algunas sombras detrás de las cámaras y los micrófonos"

Dicen por las esquinas que sus últimos tiempos han estado lle­nos de duquelas: que si las deudas, que los embargos, que amena­zas de desahucio que lo tienen rodeado y que su estrella se apaga cerca de una playa de Huelva. En los últimos años, cierta prensa ha puesto sitio al periodista y ha roto su vieja moral condenada en la máxima «perro no come carne de perro», dándose un festín sangriento con las malas noticias que asolan la vida del comuni­cador. Los micrófonos más incansables de la prensa rosa llegaron incluso a montar guardia frente a su casa para preguntarle si la ruina llegaba ya a cubrirle por completo, cuestionarle el amor de sus hijas y esperar poder inmortalizarle buscando algunos alimen­tos caducados en la basura con los que poder saciar su hambruna.

Los más sofisticados sistemas de escucha, cual Misión Imposi­ble, han llegado a escanear conversaciones muy privadas entre el perseguido periodista y banqueros embargadores que han sacia­do los paladares más sangrientos del Drácula que todos llevamos dentro. Una vez despojado Jesús de su ropaje de dignidad, sin co­rona de espinas, pero también sin casa ni teatro, para completar el derribo, se ha intentado sumergirlo en el olvido, en la ignorancia, reducirlo a la nada, borrar su efigie de los monolitos como con los faraones caídos en desgracia.

¿Que Quintero ha sido un mal gestor empresarial? Ahí están las cuentas de resultados con más números rojos que la libreta de un ditero. ¿Que Quintero abarcó, económica y empresarialmen­te, más de lo que pudo? Sin duda. Todos sabemos que lo desme­dido es el sistema métrico decimal de la genialidad y la locura. ¿Que ha dado mucha ojana en algunas entregas profesionales con refritos descarados? Por supuesto. ¿Que, tanto en radio como te­levisión, ha repetido con creces el mismo patrón del Loco una y mil veces? A la vista y al oído está.

"En los últimos años, cierta prensa ha puesto sitio al periodista y ha roto su vieja moral condenada en la máxima «perro no come carne de perro», dándose un festín sangriento con las malas noticias que asolan la vida del comuni­cador. Los micrófonos más incansables de la prensa rosa llegaron incluso a montar guardia frente a su casa para preguntarle si la ruina llegaba ya a cubrirle por completo, cuestionarle el amor de sus hijas y esperar poder inmortalizarle buscando algunos alimen­tos caducados en la basura con los que poder saciar su hambruna"

Pero, por encima de todo esto, y sin pretender escribir hagio­grafía alguna, Jesús Quintero se merece, como escribió Juan Soto Ivars: «Un obituario para Quintero que lo pudiera leer Quintero. Los genios merecen saber lo bueno que se dice de ellos antes de que sea tarde». Y como también le leí a Jesús F. Úbeda: «Quin­tero es un ornitorrinco porque pertenece a una edad geológica anterior, porque quedan pocos y se muere si lo sacas de su hábi­tat», me he planteado hilvanar este libro desde la humildad del discípulo al maestro; para reconocerle el aporte de su trabajo al mundo de la comunicación —y ha sido mucho en estos tiempos de banalización— en nuestro país y Latinoamérica.

Jesús Quintero, con sus amanuenses de por medio, es el autor fir­mante de varios libros —Trece noches, junto a Antonio Gala, Cuerda de presos o Jesús Quintero: entrevista, entre otros—. El comunicador onubense estuvo tres años en Hispanoamérica entrevistando a todos los perros verdes argentinos y regresó para terminar con los españoles. Y nos tiene eternamente pendiente del mil veces prometido ajuste de cuentas con la profesión en su último libro: Mis queridos hijos de puta, o, más rotundo aún, Mis queridos hijos de la grandísima puta, que posiblemente jamás escriba, pero que sería muy esclarecedor de cómo está el patio en los medios. Mientras llega ese momento de su dulce venganza —si es que, finalmente, llega—, sirva de ungüento afectuoso estas páginas hilvanadas por aquel que estuvo a bordo de su barco pirata y loco durante muchos años como cómplice, aventu­rero, grumete y, espero que, pese a todo, amigo.


Quédate con la copla

Correcciones políticas aparte: ¿hay a quien le importe si Pi­casso fue machista cuando estamos frente al Guernica? ¿O que Dalí fuera un impostor al ver su reloj derretido por el tiempo o su perspectiva del crucificado? ¿Que John Wayne fuera calvo y usara gato de angora dormido sobre su cabeza? ¿Que Quevedo tuviera problemas en la vista? A la hora de admirar sus obras, todos estos genios bendecidos por el don de la creación superan su cualidad terrenal para galopar en las crestas de las olas de aportación de belleza, sabiduría e innovación al género humano.

¿A quién le importa, oyendo For once my life, Strangers in the night o Fly me to the moon y Sinatra con su bigband y los arreglos de Quincy Jones, si bebió, jugó o se enamoró cerca del entorno gansteril en plena ley seca? ¿A que cuando oyes su voz (la Voz) en New York, New York se te eriza la piel y te olvidas de que posible­mente fuera el tipo al que el padrino recomendó para el rodaje de El hombre del brazo de oro metiendo entre las sábanas de satén de un productor cinematográfico la cabeza recién cortada de su purasangre?

Quintero con el micrófono de la SER en una imagen relativamente reciente (Fotografía CadenaSER.com)

Yo, personalmente, ante todo esto, prefiero quedarme con la copla My way por más azarosa que fuera su vida privada, inclu­yendo sus broncas llenas de celos con el animal más bello de la tierra, Ava Gardner. Envidias aparte, claro.

El Loco de la colina. ¿Dónde está?, ¿qué hace?, ¿qué no hace que no está ante el micrófono y las cámaras? Está en la ruina, dicen, con el patrimonio que tenía, entre coches, casas, bares, teatros y foulares. «Hay mucha impiedad y poco humanismo». Y esta sí que es una frase suya. Estamos relamiendo la carne de pe­rro devorada y limpiándonos las encías a la espera del postre de su desaparición física sin hacer la digestión. ¿Nos estamos portando bien con el Loco de la colina, olvidando todo lo bello aportado tan pronto y tan definitivamente? Creo que rotundamente no y de ahí este libelo.


Un país de cainitas

Pero… España y yo somos así, señora; un país cainita que no respeta a sus mayores aunque sean viejas glorias. Somos expertos fabricando juguetes rotos mirando las pajas en el ojo ajeno, en­terrando carreras y sepultando currículos por brillantes que sean. Aunque firmé en muchas ocasiones el Yankee go home, hay algo que admiro profundamente del pueblo norteamericano: la vene­ración que sienten por los suyos, especialmente si hay toda una carrera llena de logros por encima de los años. También extensi­ble al gremio de los medios. Quintero podría ser perfectamente nuestro Larry King Hispano. Una copia andaluza del genial pe­riodista yankee recién fallecido víctima del Covid en su versión del país de las barras y las estrellas..

"Nos tiene eternamente pendiente del mil veces prometido ajuste de cuentas con la profesión en su último libro: 'Mis queridos hijos de puta', o, más rotundo aún, 'Mis queridos hijos de la grandísima puta', que posiblemente jamás escriba, pero que sería muy esclarecedor de cómo está el patio en los medios"

Tiene Larry en común con Quintero —como leí en algún artículo— muchos parámetros, además de una voz penetrante y origen humilde, junto con algunas sombras detrás de las cámaras y los micrófonos. Por sus andanzas en la vida, su mala cabeza con las finanzas y el karma que persigue a cierta raza de comunica­dores comulgan la gloria y el drama personal. King arrastró una cardiopatía congénita; Quintero, una depresión voraz, además de algún infarto. «Me estoy volviendo loco de verdad», dijo entre amigos, desesperado por el miedo a perder su último reducto, el Teatro Quintero, en la calle Cuna de Sevilla.

Algunos datos de la longeva historia de Larry: nació en no­viembre de 1933 en Brooklyn (NY). Su primer programa lo hizo a los 25 años. Estuvo en activo en la CNN hasta 2011. Al igual que nuestro Quintero, siempre anduvo perseguido por problemas legales y financieros. Nunca alegó respuesta a los 14 cargos por pasar cheques incobrables. En sus entrevistas —más de cuarenta mil en el curso de su carrera, según la CNN, frente a las cinco mil del Loco que ahora reposan en las estanterías de su fundación en su pueblo natal, San Juan del Puerto—, su acercamiento atrae a la mayoría de sus entrevistados que, de otra manera, nunca aparece­rían. Como Quintero, sufrió un importante infarto que le produ­jo una quíntuple cirugía de bypass. Como Quintero, el cigarrillo fue una de sus marcas registradas. Solía fumar tres paquetes de cigarrillos al día y dejaba un cigarrillo encendido para no perder tiempo encendiéndolo durante los descansos del espacio. Como Quintero, ha recibido numerosos galardones, aunque, el mejor, el reconocimiento del público y la profesión a su trabajo durante muchos años. Quintero recibió más de doscientos. Entre otros, el premio Medio de Comunicación Nacional 2006, concedido por la Asociación Andaluza del Dolor (mayo de 2006), premio al Hecho Radiofónico más Innovador, otorgado por los directores de radio, medalla de Andalucía, 1987, premio Rey de España de Periodismo, 1990, premio Ondas Internacional, 1990, premio Andaluz del año 2000 concedido por los Premios al-Ándalus, el Ondas (2001) de periodismo al programa más innovador por El Vagamundo o el premio Mejor entrevistador del milenio por sus programas de entrevistas, otorgado por los analistas del Grupo Corporación Multimedia. Larry King, vitalista contumaz, a los 85 años se divorcia de su séptima esposa.

Azotado por la tragedia, en tan solo tres semanas mueren dos de sus cinco hijos.

Quintero, a mediados de octubre de 2020, contrae matrimo­nio discretamente con María. Larry, como Quintero, también atravesó momentos delicados con su salud.

El libro también se ocupa de su tiempo en la televisión, su segunda escena, tras la radio

Allí, cruzando el Atlántico, Larry King fue marchamo de ca­lidad y credibilidad ante las cámaras y los micros y jamás a nadie se le ocurrió descartar su validez en función de su edad; antes, al contrario, esa veteranía acumulada fue aval de seriedad, rigor y afecto. Aquí, Quintero, mientras, cita a Chesterton afirmando que «el Loco lo pierde todo, menos la razón». Según recordaba José Aguilar en las páginas de El País, Quintero no se olvida de «las casi dos mil cartas recibidas en una semana, incluyendo las que contenía vello púbico de una mujer, bombones, bragas o flo­res». Pero Quintero también sabe también que, efectivamente, estos, para él, son tiempos en los que el cartero nunca llamará dos veces.

-Primer capítulo del libro "El Loco" (El Círculo Rojo, 2022) que aún no ha llegado a las librerías.


Relacionado:

-Jesús Melgar anuncia libro sobre “El Loco de la colina”

-¿Quién es Jesús Melgar? Perfil profesional

-“Un homenaje a El Loco”, por Jesús Melgar 

-Jesús Quintero, El Loco de la Colina, “un escultor de sonidos” (Carlos Herrera) 


Homenaje a Jesús Quintero en esta web:

-Toda la profesión se vuelca en su recuerdo y admiración


Jesús Melgar en esta web:

-"La radio de noche está formada por más espíritu que técnica" 

-"La profesión está jodida"

-"La radio de Noche", reflexiones a vuela pluma de Jesús Melgar

Tambien te puede interesar:

slider2 2294007209698822750

Publicar un comentario

emo-but-icon

EL #ESTUPIDIARIO DE LAS 'MANGAS LARGAS'

AVANCE: 2ª PARTE ENTREVISTA A MIGUEL BLANCO

AVANCE: 2ª PARTE ENTREVISTA A MIGUEL BLANCO
Clica y amplía información

ENMIENDA A LA LGTEL DE COMPROMÍS (RDT)

ENMIENDA A LA LGTEL DE COMPROMÍS (RDT)
Clica y amplía información

NUEVA ENTREGA #ESTUPIDIARIO A 'DE PE A PA'

NUEVA ENTREGA #ESTUPIDIARIO A 'DE PE A PA'
Clica y amplía información

ISABEL GEMIO ANUNCIA SU RETIRADA FORZADA

ISABEL GEMIO ANUNCIA SU RETIRADA FORZADA
Clica y amplía información

LLEGAN LOS RADIODAYS'22, 15-17 DE MAYO

LLEGAN LOS RADIODAYS'22, 15-17 DE MAYO
Clica y amplía información

RUIZ TABOABA PUBLICA SU SEXTO POEMARIO

RUIZ TABOABA PUBLICA SU SEXTO POEMARIO
Clica y amplía información

INMINENTE LANZAMIENTO DE "SONORA"

INMINENTE LANZAMIENTO DE "SONORA"
Clica y amplía información

CONCEDIDAS LAS ANTENAS DE PLATA 2022

CONCEDIDAS LAS ANTENAS DE PLATA 2022
Clica y amplía información

JUAN RAMÓN LUCAS NO SEGUIRÁ EN 'LA BRÚJULA'

JUAN RAMÓN LUCAS NO SEGUIRÁ EN 'LA BRÚJULA'
Clica y amplía información

#EUROBARÓMETRO: LA RADIO SIGUE EN CABEZA

#EUROBARÓMETRO: LA RADIO SIGUE EN CABEZA
Clica y amplía información

DESPIDO COLECTIVO EN RADIO INTER MADRID

DESPIDO COLECTIVO EN RADIO INTER MADRID
Clica y amplía información

TWITTER GORKA ZUMETA (EDITOR)

G.ZUMETA INVITADO EN LA UIPR (PUERTO RICO)

G.ZUMETA INVITADO EN LA UIPR (PUERTO RICO)
Clica y escucha

GORKA ZUMETA ENTREVISTADO EN 'CLARÍN'

GORKA ZUMETA ENTREVISTADO EN 'CLARÍN'
Clica y amplía información

G.ZUMETA EN EL II MÁSTER DE AUDIO (VALENCIA)

G.ZUMETA EN EL II MÁSTER DE AUDIO (VALENCIA)
Clica, y amplía información

DIARIO DE UN FIRMANTE EN LA FERIA DEL LIBRO

DIARIO DE UN FIRMANTE EN LA FERIA DEL LIBRO
Clica y amplía información

REVIVE LA ENTREGA DEL GONZALO ESTEFANÍA

REVIVE LA ENTREGA DEL GONZALO ESTEFANÍA
Disfruta de la gala en Youtube

GORKA ZUMETA Y LOS III PREMIOS G. ESTEFANÍA

GORKA ZUMETA Y LOS III PREMIOS G. ESTEFANÍA
El periodista presentó la gala de entrega de premios

ENTREVISTA EN DIRCOMFIDENCIAL A G.ZUMETA

ENTREVISTA EN DIRCOMFIDENCIAL A G.ZUMETA
Clica y amplía información

G.ZUMETA EN LA 'SEMANA DE LA RADIO' DE PERÚ

G.ZUMETA EN LA 'SEMANA DE LA RADIO' DE PERÚ
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA DEFIENDE LA RADIO ESCOLAR

GORKA ZUMETA DEFIENDE LA RADIO ESCOLAR
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA UTILIZA TECNOLOGÍA AEQ

GORKA ZUMETA UTILIZA TECNOLOGÍA AEQ
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA COORDINADOR DE SICUR 2020

GORKA ZUMETA COORDINADOR DE SICUR 2020
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA ANALIZA LOS 'DAILYS' EN TEA FM

GORKA ZUMETA ANALIZA LOS 'DAILYS' EN TEA FM
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA EN LA FRANCISCO DE VITORIA

GORKA ZUMETA EN LA FRANCISCO DE VITORIA
Clica y visualiza el video

GORKA ZUMETA 'SOCIO DE HONOR' DE LA ARU

GORKA ZUMETA 'SOCIO DE HONOR' DE LA ARU
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA, INVITADO EN LA U.SALAMANCA

GORKA ZUMETA, INVITADO EN LA U.SALAMANCA
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA EN EL BIT AUDIOVISUAL 2018

GORKA ZUMETA EN EL BIT AUDIOVISUAL 2018
Clica y visualiza el video con la charla

GORKA ZUMETA, MODERADOR EN EL MAC'18

GORKA ZUMETA, MODERADOR EN EL MAC'18
Clica y visualiza el video

GORKA ZUMETA, CLASE MAGISTRAL EN EL CEU

GORKA ZUMETA, CLASE MAGISTRAL EN EL CEU
Clica y visualiza el video

DESCUBRE RADIOS DEL MUNDO A GOLPE DE CLIC

DESCUBRE RADIOS DEL MUNDO A GOLPE DE CLIC
Clica, viaja por el mundo y elige tu radio
item