“El periodista de radio”, un libro de Guillermo Orduna (I)

“La radio se imita a sí misma”

El libro de Guillermo Orduna (Madrid, 1954) es rojo. No sólo porque comparte el color corporativo de RNE, la casa madre que lo ha editado, sino porque creo que el rojo –el color de la pasión- es el que mejor se adapta al medio radiofónico, el más cálido de todos cuantos existen. Pues aquí está: les presento al ‘libro rojo’ de la radio. “El periodista de radio” es mucho más que un manual para estudiantes del Instituto de RTVE, su principal impulsor. Orduna es un veterano del oficio, que se considera antes un ‘radiofonista’ que ‘periodista’. Lo primero le llevó a lo segundo. Pero nunca ha dimitido de la militancia proactiva por la radio y el periodismo.

Fragmento de la portada del libro objeto de análisis
Conocer la existencia de este pequeño, pero gran libro me condujo de inmediato a solicitarlo a mi buen colega, y amigo, Eugenio ‘Yeyo’ González Ladrón de Guevara, alma máter del mencionado centro de formación. Al poco tiempo, el libro llegó a mis manos, y empecé a ‘devorarlo’. “¿Quién está al otro lado?” –se pregunta el autor en el subtítulo del libro-. Y con esta frase trata de subrayar la importancia –fundamental- de tratar de conocer a los oyentes que forman parte de nuestra audiencia, porque sólo así podremos ofrecerles lo que esperan, y responder a sus expectativas.

Guillermo Orduna se formó en el ‘Gabinete de la SER’, un laboratorio en Gran Vía 32 por el que pasaron grandes nombres de la radio, antigua y actual, para formarse en radio. El autor de este “El Periodista de radio” compartió clases de grandes nombres de la época como José Fernando Dicenta o el mismo Iñaki Gabilondo con Carlos –Charly- Llamas, Emilio de la Peña (ambos de la SER) o Alicia G. Montano (TVE), entre otros, y ya en las primeras sesiones se dejó abducir por este medio, al que, con posterioridad, dedicó toda su vida profesional, desarrollada en la radio pública. Así, Guillermo Orduna hizo radio, durante cuatro años, en el País Vasco, para incorporarse después a la Casa de la Radio, en Prado del Rey, donde hizo de todo, desde corresponsal en Roma hasta director y editor de ’24 Horas’ o el ‘Diario de la Tarde’, pasando por responsable de programas como ‘Siete días’, ‘Las cosas como son’ o ‘El Suplemento’.

Los medios técnicos también
influyen en la manera de hacer radio
El ERE de 2006 acabó con su trayectoria profesional en RNE, no por decisión propia. Le ocurrió lo mismo que a otros grandes nombres –históricos- de la pública, que ya hemos citado a menudo en esta web, como Julio César Iglesias, Manolo Ferreras o Magín Revillo. Estos nombres, y muchos más, tuvieron que hacer las maletas y despedirse de su propia sombra.

Por eso Guillermo Orduna sabe lo que dice, y lo recoge, muy bien por cierto, en este libro rojo, que no ‘libreta colorá’, de mi querido y admirado Carlos Santos, aunque ambos cuadernos comparten pasión, por el rojo, por la radio y en especial por RNE.

Guillermo Orduna empieza fuerte, recordando ‘una guerra’ interna en las redacciones de la radio. “El periodista de radio es una figura incorporada tardíamente al medio”. Primera frase de la introducción. “Por ello se crearon “dos compartimentos estancos: la sección de Programas y la de Informativos”. Y no sólo ‘estancos’, sino también, en muchos casos, “enfrentados”. “Esto hizo que existiera un cierto aislacionismo de los periodistas en la radio y que no se profesionalizaran plenamente como verdaderos radiofonistas”. Claro, porque llegaron más tarde que los locutores, con una formación más sólida, pero con escaso conocimiento del medio y, pese a ello, desplazaron pronto a los locutores, que fueron saliendo por la puerta de atrás. De la radio de culto al perfeccionismo (guión, dicción, puesta en escena, etc.) se pasó a la radio informativa, cuyo empacho seguimos sobrellevando hoy en día. “Hoy, en cambio –dice Orduna-la figura de los informadores de radio está totalmente integrada en el engranaje de la producción y realización radiofónica, hasta el punto de haberse convertido en su principal motor y ocupar el espacio central en una radio alimentada casi totalmente de géneros informativos”. Dicho más políticamente correcto, sin duda. Pero hubo peleas, y no sólo dialécticas. Joaquín Prat, al igual que José Luis Pécquer, Carmen Pérez de Lama o el mismísimo Bobby Deglané, que había revolucionado la radio española, todos de la SER, fueron víctimas colaterales de esta bifurcación de caminos que nos trajo la incorporación de los periodistas a la radio. Otros lo vieron desde un punto de vista alternativo: los periodistas al principio fueron ‘mano de obra barata’ frente a los poderosísimos sueldos de los locutores estrella de la radio…

Guillermo Orduna
La ‘introducción’ de este libro no tiene desperdicio: “La radio sigue siendo un medio poderoso pero en estos momentos sigue sosteniéndose sobre unos cimientos que pueden empezar a resquebrajarse”. Tan cierto como que la OM terminará por desaparecer si la digitalización en DRM no lo impide. “La radio ha dejado de tener la exclusividad de la inmediatez, que es ahora también patrimonio de los medios digitales y de la televisión. (…) La radio ahora se encuentra en ‘modo inercia’, sin que se susciten nuevas fórmulas ni formatos desde hace decenios”. Y la última frase que destaco de este comienzo tan provocador es: “La radio se imita a sí misma”.

Me hubiera gustado leer, con más detenimiento, más reflexiones de Guillermo Orduna, porque esta introducción se me queda muy escasa. Incompleta. Tampoco hay posibilidad de reengancharse a unas ‘conclusiones’, inexistentes. Tal vez porque el objetivo del libro era enriquecer los conocimientos de las jóvenes generaciones en torno al oficio, y no deprimirles, claro. Me parece muy acertada la postura, aunque en mi caso se impongan otros intereses.

Que el primer capítulo de este ‘Manual del periodista en radio’ sea “La audiencia de la radio’ no es, desde luego, una casualidad. “Si alguien quiere saber cuál es el secreto para hacer un buen informativo en radio, le diré que hay dos: conocer el lenguaje del medio y sus técnicas, y tener siempre presente a la audiencia a la que nos dirigimos”. Por supuesto. Y ahora me pregunto: ¿cuántos directores de programas conocen el perfil de su audiencia, más allá de los datos cuantitativos? Mucho me temo que la mayoría se contenta con el dato de cuántos, frente al de quiénes. (El oyente) “sólo nos seguirá concediendo su presencia si hemos logrado captar su atención o hemos llegado a producirle alguna sensación: interés informativo, sorpresa, ternura, agradable estética sonora y, si es posible, todos estos elementos juntos. (…) Cuando se perciben sensaciones contrarias a éstas, el oyente se aparta de la escucha y elige otro canal”.

Guillermo Orduna, en la redacción
de RNE, en los años 80
Orduna señala pronto cuáles son, en su opinión, los tres elementos fundamentales que suministra la radio a sus seguidores: “Información, entretenimiento y compañía”. Y hay muchos periodistas que se creen ‘liberados’ de los dos segundos, o que, incluso, les parece indigno ocuparse del ‘entretenimiento’ y de la ‘compañía’, como si les fuera a producir una urticaria. Los tres elementos no son compartimentos estancos. La radio no exige a sus oyentes que se paren para escucharla. Los periodistas, por tanto, trabajan, horas y horas, para ser escuchados (muy) de vez en cuando. O sea, que nuestra función más destacada es, efectivamente, hacer compañía a nuestros oyentes.

“Dice Robert S. Kiev, uno de los padres del lenguaje radiofónico, que el oyente rechazará al locutor que no se muestra con sinceridad ante un micrófono”. En nuestro código, tamizado con reminiscencias publicitarias, la frase podría sustituirse por “la radio no engaña”. Y no es porque la radio imponga filtros para garantizar la autenticidad de quien habla por ella, no. Simplemente, la voz humana es el mejor reflejo de la personalidad de cada uno. Y el oyente lo percibe de manera inconsciente.

La radio generalista en España la escuchan más hombres que mujeres, sobre todo con edades comprendidas entre los 24 y los 54 años y mucho menos de 14 a 24 y de 54 a 99”. Guillermo Orduna se basa en el EGM, elaborado trimestralmente, por la AIMC, para establecer esta afirmación. Y se hace una pregunta muy interesante: “¿qué respuesta tendría el oyente de radio ante la innovación de formas y contenidos en la radio española?”. El rechazo es el principal temor que frena los cambios. Pero en los últimos veinticinco años en España han cambiado muchas cosas, muchos hábitos, y la radio se ha quedado relegada en viejos formatos impuestos por el líder (la SER). Lo único en lo que ha evolucionado, claramente, es en la manera de hablar, pero esto no tiene más mérito que la suma de diferentes generaciones de profesionales que evolucionaban con los tiempos, con la radio al margen.

Portada y contraportada
del libro de Guillermo Orduna
“Según el profesor Georges Hills, la permanencia de la atención de un oyente no va más allá de los 2 ó 3 minutos continuos y hasta los 8 cuando el interés es de grado máximo hacia los mensajes que le son suministrados”. ¿Y para esto voy a estudiar yo cuatro o cinco años? ¿O desarrollar jornadas de trabajo agotadoras, e interminables, de ocho o nueve horas? ¡Pues sí, querido! ¡Bienvenido al mundo real! “Quien escucha la radio normalmente lo hace mientras desarrolla otras actividades y ésta, que es una ventaja de nuestro medio, puede volverse en nuestra contra”. De hecho se vuelve. La notoriedad alcanzada por la radio, su fuerza, está en relación directa con el número de impactos; dicho de otro modo, con la repetición, uno de los resortes de la memoria para absorber información, junto con la asociación. En la pelea radio versus televisión, ¿quién predomina? Está claro: la mayoría de las personas somos más visuales que auditivas, dicen los expertos en Programación Neuro Lingüística (PNL).  Pero con la repetición como herramienta, la radio es imbatible.

“Los periodistas que quieran dedicarse a la radio (…) habrán de tener en cuenta que en el medio radiofónico, casi como en ningún otro, los componentes estéticos (ante la falta de la imagen), la armonía de lo que se escucha, aporta valor informativo a cuanto se quiere transmitir y, en muchas ocasiones, una mala presentación sonora destruye toda la efectividad del mensaje”. Como principal conclusión de esta afirmación se puede decir que, para trabajar en la radio, no es suficiente sólo con ser un buen periodista, sino también hay que conocer los códigos del medio para ser más eficaz. “¿Es el periodista de radio un profesional específico para el medio, que debe reunir unos requisitos y aptitudes concretos? La respuesta es sí”. Totalmente de acuerdo. Como también el profesional debe reunir condiciones, y habilidades, para ejercer su oficio en televisión, o en un periódico digital.

Continúa…

Tambien te puede interesar:

José Luis Pécquer 5885103841001950754

Publicar un comentario

emo-but-icon

PODCAST IMPRESCINDIBLE PARA EL VERANO

VERANO 2017: ¡ABIERTO POR VACACIONES!

VERANO 2017: ¡ABIERTO POR VACACIONES!
Clica y amplía información

DEMANDA CONTRA LA DGT DE 'SUS VOCES'

DEMANDA CONTRA LA DGT DE 'SUS VOCES'
Clica y amplía información

CARLOS ALSINA Y LOS 'GURÚES DE LA RADIO'

CARLOS ALSINA Y LOS 'GURÚES DE LA RADIO'
Cita a Gorka Zumeta y Radiochips en "La Cultureta" (Onda Cero Radio). Clica la foto

CARLOS ALSINA: UN NIÑO DE LA #RADIO

CARLOS ALSINA: UN NIÑO DE LA #RADIO
Clica y amplía información

J. DEL PINO (SER) "NO QUERÍA SER PERIODISTA"

J. DEL PINO (SER) "NO QUERÍA SER PERIODISTA"
Clica y amplía información

HÉCTOR FERNÁNDEZ DIRIGIRÁ 'RADIOESTADIO''

HÉCTOR FERNÁNDEZ DIRIGIRÁ 'RADIOESTADIO''
Clica y amplía información

EL EMBRIÓN DE 'LA PODCASTECA' (SEPTIEMBRE)

EL EMBRIÓN DE 'LA PODCASTECA' (SEPTIEMBRE)
Clica y amplía información

AGRADECIMIENTO DEL EDITOR (¡Y UN REGALO!)

AGRADECIMIENTO DEL EDITOR (¡Y UN REGALO!)
Clica y lee la reflexión de Gorka Zumeta

Mis vértigos y mis miedos

Un simple gracias a veces no es tan simple

Alcanzar las 2.000.000 de páginas vistas para un blog que nació humilde, modesto, en 2011 y que mejoró su aspecto en 2013, pasando a ser web, es un auténtico triunfo. Han sido varios años de trabajo continuado, pero feliz, porque la radio ha sido parte de la razón de mi existencia. Continúa leyendo.

TWITTER AUTOR

GORKA ZUMETA EN SPAINSKILLS 2017

27.02.2017. Gorka Zumeta coordinó y presentó los actos de una nueva edición de las SpainSkills 2017, organizadas por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, y desarrolladas en Ifema, en las que más de 300 estudiantes de FP de toda España compitieron por la excelencia.

GORKA ZUMETA EN INTERSICOP 2017

19.02.2017. Gorka Zumeta coordinó la comunicación y presentó los eventos de las actividades desarrolladas por la CEEAP (Confederación Española de Empresarios Artesanos Pasteleros), en el marco de la Feria Intersicop, celebrada en Ifema (Madrid), del 19 al 21 del pasado mes de febrero.

GORKA ZUMETA EN RNE, CON MENÉNDEZ

GORKA ZUMETA EN RNE, CON MENÉNDEZ
Clica y escucha la entrevista

13.02.2017. Gorka Zumeta fue uno de los invitados de Alfredo Menéndez, en “La Mañanas de RNE”, el pasado 13 de febrero, Día Mundial de la Radio. El editor de esta web participó junto con los corresponsales de RNE en Londres, París y Berlín en un espacio dedicado a la radio que se hace en estas capitales europeas, a las que intentó añadir el retrato de la radio española.

GORKA ZUMETA EN SPAINMEDIA RADIO

GORKA ZUMETA EN SPAINMEDIA RADIO
Clica y amplía información

El editor de esta web entrevistado en un podcast

“Confío en que los podcast, a futuro, sumen nuevos oyentes a la radio”

17.01.2017. Gorka Zumeta ha sido el invitado del programa “Forbes Daily”, de Spainmedia Radio, dirigido y presentado por Sergio F. Núñez, para hablar del ‘Universo Podcast’.

LA RADIO EN 2020 ¿FUTUROLOGÍA?

LA RADIO EN 2020 ¿FUTUROLOGÍA?
Clica y amplía información

LAS RADIOS DEL MUNDO A UN CLIC

LAS RADIOS DEL MUNDO A UN CLIC
Clica, viaja por el mundo y elige tu radio
item