El nuevo caladero de la radio española

La búsqueda de oyentes de la radio española está relacionada con la adscripción ideológica de cada cadena 

Atraer un oyente es una proeza; perderlo, una negligencia 

La radio siempre está en busca de oyentes. Pero hay un elemento diferenciador de la oferta que resulta vital para imantar al público: su filiación ideológica. En este sentido, quienes disponen de un posicionamiento claro, cuentan con una fidelidad que les hace fuertes. Sociológicamente, España ha sido siempre un país de centro (desde tiempos de la UCD) que, políticamente, oscila en las urnas entre el centro derecha (PP) y el centro izquierda (PSOE). Éste ha sido el modelo imperante en nuestro país, que ha avanzado en paralelo con el modelo, tácito, de bipartidismo político. La radio, de manera muy burda -permítaseme este primer acercamiento, que luego matizaré- representaba este escenario ideológico entre la Cope (derecha) y la SER (izquierda). Y todo lo que no estuviera en los extremos, se movía en territorio bien de centro, bien de deliberada indefinición ideológica (Onda Cero) u oportunismo político circunstancial, al vaivén del poder de turno (RNE). Éste, insisto, muy someramente, era el modelo en el que la radio española sobrevivía en este escenario ideológico.

El caladero de la radio española se ha movido
Pero el escenario ha cambiado. El bipartidismo se ha roto y las ideologías se han diversificado. Se han incorporado al panorama político formaciones como Ciudadanos, que se define como liberal progresista, y Podemos, que, tras un primer período de indefinición política, terminó situándose a la izquierda del PSOE. Aumentan las opciones políticas, pero las cadenas de radio son las mismas.

El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), realizado entre el 2 y el 12 de enero de 2017, muestra que buena parte de la sociedad española no tiene claro en qué lugar se sitúan sus ideas. De los 2.490 entrevistados, un 14,9 por ciento —el porcentaje más elevado en la categoría de respuestas de esta pregunta— asegura que no sabe con qué ideología política se define. Un 14,1 por ciento se autodefine como conservador y un 12 por ciento como progresista.

El Secretario del Colegio Nacional de Doctores y Licenciados en Ciencias Políticas y Sociología, Javier González Serrano, en una información de ABC, afirmaba que “las ideologías se constituyen a lo largo del tiempo y se van matizando, y dentro de cada ideología incluso salen diversos matices, como por ejemplo la socialista, que se ha matizado con socialdemocracia, tercera vía... etc. Las ideologías son modelos de ideas que en un momento dado lo que tratan es de ver lo que debe ser la sociedad frente a lo que es la sociedad”.
Parte del PSOE, Podemos e Izquierda Unida ya no encuentra en la SER su referente ideológico

¿Cómo quedaría entonces el reparto de España en ideologías, en correspondencia con la actual oferta política? El profesor González Serrano nos da algunas claves. En su opinión, el país se concentra principalmente en dos grandes espacios, los correspondientes al socialismo democrático y a la democracia cristiana. “Sin embargo -escribe la periodista Elena Calvo en ABClos resultados del CIS ponen por delante de ambas—además de a los conservadores y los que se autodenominan erróneamente progresistas— a los socialistas (11,4%) y a los liberales (10%) frente al 7,3% de los socialdemócratas y al 4,8% de los democristianos. En esta línea, González Serrano sitúa al PP en el conservadurismo con tintes liberales, Ciudadanos en el liberalismo económico, no político; PSOE en el socialismo democrático y Podemos entre la izquierda anticapitalista, y socialistas-comunistas

Pero ¿qué es el progresismo? ¿Una ideología? No, en sí mismo es un movimiento, un concepto que aúna diversos caminos, relacionados con la izquierda; aunque también desde el arco conservador en ocasiones se recurre a este término para tratar de ‘modernizar’ su discurso y hacerlo menos inmovilista. El profesor González Serrano añade: “normalmente, la palabra progresista se ha acuñado más bien desde la parte de la izquierda para intentar englobar a todas aquellas personas que en un momento dado creen o defienden que los derechos colectivos son derechos de todos, independientemente de que en un momento dado se esté hablando de un liberalismo económico, por ejemplo. No hay una corriente ideológica que sea progresismo, sino que aglutina una serie de compendios que se ha utilizado mucho en el sentido del marketing, más que en el sentido ideológico de la palabra. Es una palabra mal usada en términos politológicos, en términos políticos”.

La radio española debe resituarse en el nuevo arco ideológico que ha llegado
Éste es, en definitiva, el nuevo caladero en que tiene que ‘pescar’ la radio española, si quiere seguir teniendo adeptos. No olvidemos que todas las cadenas de radio de este país, de una manera más o menos clara, disponen de una línea editorial que, en algunos casos, como el de la Cadena Cope, por ejemplo, se manifiesta expresamente a través de espacios propios, en que se analiza la actualidad del país aplicando la lupa, en este caso, cristiana. Podría decirse, en este sentido, que Cope es la oferta que más claramente se identifica ideológicamente ante su parroquia, nunca mejor utilizado el término.

Apliquemos el sentido común. Si todos, inevitablemente, tendemos a consumir aquellos medios de comunicación que mejor o más se adaptan a nuestro universo ideológico, como es natural, es inconcebible pensar en un oyente militante o simpatizante de Podemos que escuche habitualmente la Cope. Como también, y en correspondencia coherente con este planteamiento, es inconcebible pensar en un seguidor del PP cuya emisora de referencia sea la SER. Si bien este planteamiento es el correcto, también es cierto que existen trasvases de oyentes, al margen de la ideología, atraídos en este caso por bloques temáticos, no tan ideologizados. La comodidad del zapping, también en radio, está cambiando este escenario. Es perfectamente posible que un oyente de Podemos escuche el deporte en Cope, y un oyente de la SER se cambie a la hora de los Fósforos o el “El Grupo Risa” a la cadena de los obispos.
La radicalización del discurso de Herrera, en Cope, está expulsando oyentes por el centro

Pero ¿qué ocurrirá en el EGM? ¿Un simpatizante de Podemos reconocerá ante el encuestador que escucha Cope, o uno del PP que escucha la SER? Sería como darle su voto en las urnas a estas empresas y lo que representan ideológicamente. Alguno lo hará, pero la tendencia sería apuntar a la emisora de cabecera, y aquí marca la línea editorial, la columna vertebral de los informativos.

Las cadenas de radio en España, como apuntaba al principio de esta reflexión, siempre están en busca de oyentes. Y desde hace muchos años, la cifra reflejada en el EGM no crece, y permanece en torno a los 24-25 millones de oyentes. Es, pues, un mercado maduro, del que se espera que se vaya reduciendo, en lugar de aumentando, dada la avanzada edad media de los oyentes de radio generalista (+50) y de radiofórmulas musicales (35-50). ¿Qué es lo que ocurre al final? Que las radios se roban oyentes, unas a otras, con el reclamo de sus comunicadores. Son los últimos casos registrados, sobre todo, de Carlos Herrera en Cope y, en menor medida, de José Ramón de la Morena en Onda Cero. Y antes Luis del Olmo, José María García o Jesús Quintero, por citar sólo unos nombres. No deja de constituir un auténtico reto para un profesional cambiar de emisora para medir sus fuerzas. Es de lo que Herrera puede sentirse orgulloso, y de lo que de la Morena espera sentirse orgulloso, todavía no está en condiciones de afirmarlo, porque su ‘salto’ no ha sido tan espectacular como el del almeriense. Hay voces que no le dan mucha más fuerza que la actual y que le sitúan a futuro por tanto en el tercer lugar de los programas deportivos nocturnos, liderados por “El Larguero” (SER) y “El Partidazo” (Cope), como una oferta desgastada.

Pero la ideología que emana la cadena de emisoras resulta fundamental para atraer o expulsar a un oyente. Ideología que puede partir de la propia cadena o del comunicador. En este sentido, si Cope quiere aumentar la audiencia de sus mañanas con Herrera, la mejor estrategia no es, considero, expulsar a sus oyentes pòr el centro con una mayor radicalización del periodista almeriense, sino con un discurso más equilibrado y, formalmente, más políticamente correcto, en el que se prescinda de las descalificaciones, por más justificadas que parezcan a veces. Creo que una de las razones del reciente bajón en el EGM (-153.000 oyentes en “Herrera en Cope”) reside en esta radicalización a la que probablemente le ha conducido la propia situación política que vive España en estos momentos, sobre todo el tema catalán y el relacionado con Ahora Podemos, mezclado con el hastío como inductor principal.

La radio en España sigue viviendo de la Frecuencia Modulada. El escenario digital no tiene aún el mismo peso 
La derecha ideológica del país cuenta con una mayor oferta radiofónica, compartimentada por su orientación, entre Cope, EsRadio, RNE (circunstancialmente) e incluso Onda Cero. Sin embargo, la izquierda, que también se ha diversificado entre ¿varios? PSOE, Podemos e Izquierda Unida, sólo cuenta con una opción: la SER y, si me apuran, Onda Cero.

Vamos por partes. Si hablamos de la ‘expulsión de los oyentes’ de “Herrera en Cope”, ¿a dónde se van? ¿Quién ha subido? En primer lugar, el paso lógico es Onda Cero. Carlos Alsina se está beneficiando, por un lado, de esta radicalización de Herrera, porque recibe oyentes descontentos con el ‘desfibrilador de tontos’, tan presente en la emisora de los obispos, que no puede gustar a todos. También ha crecido la SER, en ambos tramos. Pero ideológicamente está bastante más lejos del discurso de Cope y por tanto este argumento carece de tanta coherencia en su formulación. Aun así, sigue existiendo un grupo de oyentes que se mueve entre Onda Cero y Cope, y así lo refleja el EGM. 

El modelo-Lara de la diversidad ideológica funciona con televisión, porque son cadenas diferentes (Antena 3 y La Sexta) pero en radio solo es una cadena
¿Y qué le ocurre a la SER? Con sus duros ataques al PSOE que representaba Pedro Sánchez, ahora el Secretario General ganador -por segunda vez- y la animadversión a Pablo Iglesias y su partido Podemos, la cadena radiofónica de Prisa está perdiendo seguidores por ese flanco. Por eso hablaba de varios PSOE: el oficialista, representado por Susana Díaz, con tanto predicamento en la SER (sobre todo en Andalucía, su feudo), que resultó claro perdedor de las Primarias socialistas y el renovador de Sánchez cuyo objetivo -está claro- es, resituándose en la izquierda, y alejándose del centro-izquierda, conseguir anular a Podemos, y rescatar a sus antiguos votantes, decepcionados. Por eso cualquier matrimonio entre ambas formaciones persigue la abolición del contrario. Mientras la izquierda se pelea, la derecha se refuerza, incomprensiblemente pese a los flagrantes y vergonzantes casos de corrupción que empañan la trayectoria política del Partido Popular. Pero el electorado prefiere “lo malo conocido que lo bueno por conocer”, sabio refranero español.  La SER, por tanto, está perdiendo su discurso y su atractivo en el flanco izquierda, que ha sido, tradicionalmente, su principal caladero.

De ahí que, como ha ocurrido en televisión, se hablara de La Sexta como propulsora de una nueva cadena de emisoras, que atendiera a ese flanco izquierda sociológico que ha quedado desatendido por la SER, cuyo giro conservador hacia posturas de centro izquierda representadas por el PSOE de Susana Díaz, en retirada, le ha hecho perder un caladero que le era consustancial. Pero también es cierto que no lo ha perdido del todo, porque a ese grupo de oyentes no les queda otra opción que la cadena de una Prisa descafeinada ideológicamente, presionada por una deuda millonaria que lastra y condiciona su trayectoria progresista, que coquetea con el liberalismo. Parte del PSOE, Podemos e Izquierda Unida ya no encuentra en la SER su referente ideológico, y se han convertido en oyentes muy críticos. Otros, directamente, se han marchado.

La SER ha perdido punch entre los oyentes de izquierda
¿Y dónde juega en ese escenario Onda Cero? Que se mueve, deliberadamente, en la indefinición. Hemos oído multitud de veces, incluso en esta web, a Carlos Alsina, defender que a sus oyentes no les interesa lo que piensa, sino lo que ha ocurrido. Es cierto, y apoyo el argumento. Lo importante son los hechos, no su interpretación. Pero en este escenario español tan ideologizado, en el que los oyentes buscan referencias ‘amigas’, que compartan su universo; en definitiva ‘etiquetas’ que certifiquen la denominación de origen del periodista, Alsina no sólo no está jugando en esta liga, sino que la está esquivando. Y no le favorece. ¿Esto habla de una falta de madurez política o democrática de los españoles? No estoy tan seguro. Esto habla de una idiosincrasia patria que, nos guste o no, existe. Y que en muchos casos llega a la vehemencia y al enfrentamiento, auspiciada y alimentada, a menudo, por los mismos políticos y los medios de información que actúan como altavoces irresponsables de algunas proclamas. No es de extrañar que, en este contexto, todavía siga vigente la frase de Otto Von Bismark,España es una nación tan fuerte que lleva siglos tratando de autodestruirse y no lo consigue”. Somos así.
Casi un 15 por ciento de los españoles desconoce su ideología, según el CIS

No olvidemos tampoco las opciones nacionalistas, representadas por Radio Euskadi y Catalunya Radio, en sus respectivas comunidades, que juegan a este discurso, mayoritario en Euskadi y Cataluña.

En resumen, el caladero de oyentes de la radio española se ha movido, se ha recolocado, se realimenta entre sí, como hemos visto, zapea, pero ideológicamente sigue siendo afín a las opciones mayoritarias. Cope está bien situada, pero no puede crecer por el centro con discursos que se mueven en los extremos contrarios; la SER está cambiando de aires y, aunque sigue conservando oyentes del flanco izquierdo, cada vez se muestran más críticos con lo que oyen y, si tuvieran más opciones, se marcharían. Afortunadamente para la cadena de Prisa no existen alternativas a la SER por la izquierda. Onda Cero no termina de definirse, y esto, en este escenario tan ideologizado, le resta fuerza y posicionamiento, navega entre dos aguas (Alsina y Otero poco tienen que ver, pero trabajan en la misma cadena…). El modelo-Lara de la diversidad ideológica funciona con televisión, porque son cadenas diferentes (Antena 3 y La Sexta) pero en radio, al disponer de una sola cadena, la convivencia es compleja y su administración no resulta tan eficaz como sería de desear. Por último, RNE, juega a las coyunturas. Cuando el PSOE gobierna es competencia de la SER, porque se dirige al flanco izquierda; mientras que, como ahora, cuando gobierna el PP, es competencia de la Cope. Llegado el caso, si la alternancia llevara al PSOE al Gobierno, la cadena de los obispos podría crecer en audiencia al desnivelarse ideológicamente la oferta… Pero todo se andará…

Tambien te puede interesar:

slider 2185678173632752750

Publicar un comentario

  1. Sólo pueden ser de derechas (y mucho) o masoquistas. Con sus planteamientos y su tono agresivos y faltones hace que el oyente que no comulga con su ideario (político, social y cutural) se sienta insultado.
    Cuando pasó de la tarde de Onda Cero a la mañana fue radicalizando la forma y el fondo de tal manera y dejé de ser oyente porque era una descarga mañanera de mal rollo poco recomendable.

    ResponderEliminar

emo-but-icon

ENTREVISTA A FRANK BLANCO 2017

AVANCE: EL CONTROL DE AUDIENCIAS EN RADIO

AVANCE: EL CONTROL DE AUDIENCIAS EN RADIO
Clica y amplía información

UNA NUEVA RTVE SURGIDA DEL CONSENSO

UNA NUEVA RTVE SURGIDA DEL CONSENSO
Clica y amplía información

EL ESTRENO DE JUANMA ORTEGA EN MELODÍA FM

EL ESTRENO DE JUANMA ORTEGA EN MELODÍA FM
Clica y amplía información

GEMMA NIERGA SE CONFIESA ANTE BUENAFUENTE

GEMMA NIERGA SE CONFIESA ANTE BUENAFUENTE
Clica y amplía información

AMAZON SE LANZA A COMPETIR CON SPOTIFY

AMAZON SE LANZA A COMPETIR CON SPOTIFY
Clica y amplía información

PREMIO JES A 'LABORATORIO DE RADIO'

PREMIO JES A 'LABORATORIO DE RADIO'
Clica y amplía información

"CARNE CRUDA" REGRESA CON ADA COLAU

"CARNE CRUDA" REGRESA CON ADA COLAU
Clica y amplía información

TWITTER AUTOR

CARLOS ALSINA Y LOS 'GURÚES DE LA RADIO'

CARLOS ALSINA Y LOS 'GURÚES DE LA RADIO'
Cita a Gorka Zumeta y Radiochips en "La Cultureta" (Onda Cero Radio). Clica la foto

GORKA ZUMETA EN SPAINSKILLS 2017

27.02.2017. Gorka Zumeta coordinó y presentó los actos de una nueva edición de las SpainSkills 2017, organizadas por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, y desarrolladas en Ifema, en las que más de 300 estudiantes de FP de toda España compitieron por la excelencia.

GORKA ZUMETA EN INTERSICOP 2017

19.02.2017. Gorka Zumeta coordinó la comunicación y presentó los eventos de las actividades desarrolladas por la CEEAP (Confederación Española de Empresarios Artesanos Pasteleros), en el marco de la Feria Intersicop, celebrada en Ifema (Madrid), del 19 al 21 del pasado mes de febrero.

GORKA ZUMETA EN RNE, CON MENÉNDEZ

GORKA ZUMETA EN RNE, CON MENÉNDEZ
Clica y escucha la entrevista

13.02.2017. Gorka Zumeta fue uno de los invitados de Alfredo Menéndez, en “La Mañanas de RNE”, el pasado 13 de febrero, Día Mundial de la Radio. El editor de esta web participó junto con los corresponsales de RNE en Londres, París y Berlín en un espacio dedicado a la radio que se hace en estas capitales europeas, a las que intentó añadir el retrato de la radio española.

GORKA ZUMETA EN SPAINMEDIA RADIO

GORKA ZUMETA EN SPAINMEDIA RADIO
Clica y amplía información

El editor de esta web entrevistado en un podcast

“Confío en que los podcast, a futuro, sumen nuevos oyentes a la radio”

17.01.2017. Gorka Zumeta ha sido el invitado del programa “Forbes Daily”, de Spainmedia Radio, dirigido y presentado por Sergio F. Núñez, para hablar del ‘Universo Podcast’.

LA RADIO EN 2020 ¿FUTUROLOGÍA?

LA RADIO EN 2020 ¿FUTUROLOGÍA?
Clica y amplía información

LAS RADIOS DEL MUNDO A UN CLIC

LAS RADIOS DEL MUNDO A UN CLIC
Clica, viaja por el mundo y elige tu radio
item