"Ciudadano Polanco", la voz del empresario en primer plano

El periodista Juan Cruz firma un libro que recorre la trayectoria del empresario de origen cántabro 

"En 1985 le ofrecimos la dirección de Informativos a Iñaki Gabilondo y dijo 'no'" 

  • Alfonso Guerra, vicepresidente del Gobierno socialista, trató de impedir que Polanco se hiciera con las acciones de la SER

“Un periodista de raza es un tipo que tiene la capacidad de ver de manera peculiar la realidad, de sintetizarla, y de hacerlo, además, con la rapidez con que hay que hacer el periodismo”. Esta es una de las decenas de respuestas de Jesús Polanco que contiene el libro de Juan CruzCiudadano Polanco, los hechos de una vida” (Ediciones Debate, 2021). Eugenio Scalfari, el fundador del diario “La República”, de Roma, definió la labor del periodista de una manera bastante redundante, pero clara, y eficaz: “el periodista es gente que le cuenta a la gente lo que le pasa a la gente”. Jesús Polanco, fallecido en 2007, fue un empresario temido, envidiado, respetado, adulado, admirado y vilipendiado. Levantó de la nada su gran imperio editorial, Santillana, bautizado así en recuerdo a sus raíces cántabras, y se subió al proyecto periodístico más importante y trascendente de la Transición española, el diario El País. Este libro, que ha ocupado parte de mi descanso estival, profundiza en algunos de sus aspectos biográficos más destacados, en primera persona, hasta considerarlo de lectura imprescindible para quienes trabajamos en PRISA, en particular y, en general, para quienes sienten curiosidad por conocer con más detalle la vida interior del mayor grupo de comunicación en español del mundo.

Jesús Polanco en la portada del libro publicado firmado por Juan Cruz

El profesionalismo puro del periodista es perfectamente entendible. El problema surge cuando el ego del periodista se mezcla con sus atributos de profesional (…). La capacidad de orientar bien esos egos es lo que da sustancia buena a un periódico”, concluye Polanco una de sus reflexiones. Precisamente, habla una persona que hizo de la discreción una de sus cualidades más destacadas. Juan Cruz no oculta que Jesús Polanco tenía carácter, e incluso, desde la superficialidad en el contacto, podía resultar hosco. Pero la descripción no responde del todo a la realidad. A Jesús Polanco se le retrata en estas poco más de cuatrocientas páginas como una persona íntegra, de exquisita educación y trato personal, con una memoria prodigiosa, atento siempre a los detalles, henchido de sentido común, que orientó su actuación y con un casi obsesivo concepto en torno a la lealtad, que siempre exigió a su entorno, y él era el primero en ofrecer.

El día que me nombró consejero delegado de la SER me dijo: ‘La radio tiene muchos asociados. Yo siempre me he portado muy bien con los socios. Con los asociados tienes que portarte bien porque tú eres el presidente de todos, no eres el presidente de una parte de PRISA, eres el presidente de la SER" (Augusto Delkáder)

Mi interés por el libro estaba claramente enfocado en la radio, en la Sociedad Española de Radiodifusión, con la que se hizo Prisa a mediados de la década de los ochenta. Evidentemente, la historia de la radio está presente en estas páginas, pero no con el detalle que hubiera deseado encontrar. El protagonismo, como no podía ser de otra forma, está centrado en Santillana y en El País, aunque, como otros directivos del periódico que se fueron trasladando a Gran Vía desde Miguel Yuste, terminaron por ser abducidos por la radio, y su enorme poder y capacidad de influencia social. Así le ocurrió al primer directivo de confianza de Jesús Polanco al que Juan Luis Cebrián le encomendó la traslación de los valores de PRISA a la nueva SER. Su nombre, Augusto Delkáder. “A mí, desde el primer momento, me pareció uno de los tipos más listos que se mueven por la geografía y en la profesión periodística. Es más listo que el hambre, y muy inteligente”, le describe Polanco.

Cuando PRISA toma la mayoría de la SER, Polanco y Cebrián le ofrecen la dirección de informativos a Iñaki Gabilondo, que regresaba de ejercer el mismo cometido en TVE, después del 23-F, día en que se estrenó en antena. Pero el donostiarra declina la oferta. Prefiere hacer periodismo en los locutorios antes que en los despachos. “Hablamos con alguno más para el puesto de director de informativos, al que le dábamos mucha importancia Cebrián y yo, hasta que convinimos que debía asumirlo Delkáder”. Nadie dudó en la SER de principios de los noventa que Delkáder era el hombre de PRISA en Gran Vía 32, pese a que el director general que impuso Polanco fue Eugenio Galdón, que sucedía a otro Eugenio, apellidado Fontán. El último cometido de Galdón había sido la dirección general de Cope, curiosamente. “La Cope de entonces era otra cosa distinta a la de hoy, y Galdón era un excelente profesional -le explica Polanco a Juan Cruz-. Otra cuestión es que tenga sus propias ambiciones”. Delkáder sucedió pronto a Galdón, una vez que este cumplió con su función de chequear, sanear y limpiar la SER de Fontán.

Recuerda las concesiones que tuvo Radio El País: Madrid, Soria, Valladolid, Ciudad Real y Valencia. Pero solo Madrid emitió. “Nunca pusimos las otras emisoras en marcha, ni las vendimos. Simplemente caducaron (…). Los errores son magníficos porque se encajan y te dan grandes lecciones. A mí lo que me preocupan son los éxitos” (Jesús Polanco)

Polanco cuenta a Juan Cruz cómo se produjo la entrada de PRISA en la SER, a partir de una pequeña participación accionarial del 9,85 por ciento (paradójicamente, una cifra mayor a la que hoy poseen los herederos del fundador de PRISA) “que habían pertenecido al subdirector de Standard Eléctrica”. Un amigo personal del empresario, Gregorio Marañón y Bertrán de Lis, académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, supo cómo acceder a ese paquete. “Durante un año mantuvimos en secreto el hecho de que nosotros teníamos esas acciones, hasta que nos vimos obligados a decirlo y a entrar en el Consejo de la SER. Eso era en 1984”. Polanco relata que una vez dentro se dieron cuenta de que el “auténtico propietario” de las acciones de la familia Fontán era el Banco Popular. El fundador de PRISA llamó a Luis Valls, máximo responsable del Popular, que llamó a su vez a Ramón Hermosilla, el abogado de los Fontán, “y tardamos media hora en ponernos de acuerdo”. Con la pequeña participación y el paquete de la familia Fontán, PRISA se presentó en el Consejo con el 51 por ciento de las acciones y el control de la sociedad. Aquí comienza la nueva historia de la SER, que en 2024 cumplirá su primer siglo de vida.

La historia es compleja. El Gobierno socialista, que mantenía el 25 por ciento de las acciones de la SER, desde tiempos de Adolfo Suárez, no facilitó la compra de las restantes acciones. Primero, puso impedimentos a que Polanco se hiciera con las acciones en manos del Banco Hispano. “Cuando yo trato de comprar las acciones de la SER que tiene el Hispano, su director, amigo mío, Alejandro Albert, me dice que el Gobierno, o algún miembro del Gobierno, ha prohibido que se nos vendan”. ¿Quién era la mano negra en el Gobierno de Felipe González que no quería ver a Polanco ni en pintura? “Era Alfonso Guerra el que no quería”, confiesa el empresario de origen cántabro. En el libro se cuenta un encuentro con el entonces vicepresidente que no terminó muy bien. “No he sido nunca santo de su devoción. Debo decir que él tampoco de la mía”. El caso es que PRISA se hizo con el 75 por ciento de las acciones de la SER y cerró la compra del cien por cien con la adquisición del paquete en manos del Gobierno del 25 por ciento. “Alfonso Guerra salió del Gobierno cuando conseguí comprar esas acciones”, recuerda Polanco.

Jesús Polanco fue testigo de excepción, y jugador, en La Transición española. Aquí contempla el abrazo entre Santiago Carrillo (PCE) y Adolfo Suárez, presidente del Gobierno (Fotografía El Confidencial)

Polanco le reconoce a Juan Cruz que PRISA ya había pensado, antes de su entrada en la SER, en la necesidad de constituir un grupo empresarial multimedia. Por eso lo intentaron antes con Radio El País. “La otra experiencia que constituyó un fiasco fue la radio -confiesa el fundador de PRISA, en referencia a Radio El País-. En realidad, para decirlo bien, no tuvimos lo que se llama un fiasco. Nosotros hicimos Radio El País como una escuela de radio, como una radio-taller. Y ese sentido la montamos”. Recuerda las concesiones que tuvieron, Madrid, Soria, Valladolid, Ciudad Real y Valencia. Pero solo Madrid emitió. “Nunca pusimos las otras emisoras en marcha, ni las vendimos. Simplemente caducaron (…). Los errores son magníficos porque se encajan y te dan grandes lecciones. A mí lo que me preocupan son los éxitos”, sentencia Polanco.
Nunca me dijo lo que yo tenía que decir, nunca me dijo lo que a él le gustaría que yo dijera, nunca un profesional pudo trabajar con más libertad” (Iñaki Gabilondo)

Jesús de Polanco fue un amante de las rancheras, le gustaba escucharlas, y hasta cantarlas. Le gustaba bailar, disfrutar. Le gustaba vivir, pero sin grandes alardes y mucho menos ínfulas. No era derrochador, pero tampoco tacaño. Le gustaba cultivar las amistades y, cuando te dedicaba su tiempo en el despacho, parecía que el mundo giraba solo en torno al que era recibido. Todos los testimonios del libro, que son muchos y diversos, destacan su generosidad, y el respeto reverencial por el trabajo de sus periodistas, en el que nunca se inmiscuyó. “Nunca me dijo lo que yo tenía que decir, nunca me dijo lo que a él le gustaría que yo dijera, nunca un profesional pudo trabajar con más libertad”, reconoció Iñaki Gabilondo al conocer la muerte de Jesús de Polanco. “En broma, he terminado diciendo que ‘Polanco’ es un acróstico, que la P es de prensa, la O de ondas, la L es de libros, la A es de Americanos, la N de nacionales y la CO final de Cojonudos”, mantiene con sorna el empresario.

Este “Ciudadano Polanco” es un libro más bien hagiográfico. No se oculta la cara más dura del empresario, que era muy exigente con sus colaboradores, y formado en el autoritarismo, como reconoce, pero sí se dulcifica. Menciona a menudo las discrepancias con Juan Luis Cebrián, e incluso las broncas que mantuvieron “aunque en lo esencial había acuerdo”. Pero nada se comenta del triste destino del Grupo PRISA tras la desaparición de Jesús de Polanco y, sobre todo, de la que estaba llamada a continuar su labor, Isabel Polanco, la hija, que falleció al año siguiente, también por un cáncer. La decadencia de los Polanco en PRISA no la vivió su fundador. Sí se rubrica, con insistencia, que el fundador de PRISA desarrolló un gran respeto por la libertad de los profesionales de la información, y que luchó hasta los límites de su propia libertad, en el llamado ‘Caso Sogecable’, una persecución orquestada desde el Gobierno de José María Aznar contra el Grupo personalizada en la figura de Jesús Polanco, y dirigida por el juez Gómez de Liaño, por defender la independencia de todos sus medios frente al poder. No puede obviarse que El País nace con la bendición de Manuel Fraga Iribarne, que dio su autorización a Juan Luis Cebrián para hacerse con la dirección, y que la inspiración llevaba el sello de la derecha más civilizada del régimen. De hecho, Jesús Polanco participaba de esa misma inspiración ideológica, aunque evolucionó, y sobre todo luchó contra la intransigencia de los poderes fácticos que negaban los progresos y la apertura de las libertades.

Portada del libro

Los malintencionados creen que un grupo de comunicación sirve para obtener ventajas personales o colectivas del poder político, del poder económico, del poder social. Si tú estás en un periódico como El País, te das cuenta enseguida de que la mejor posición del medio es mantenerse distante de los poderes. Y, de hecho, yo he jugado a distanciarme. Lo que ocurre es que te encuentras que el poder lo ejercen personas a las que tú podías haber conocido antes de ejercer el poder, o mientras lo ejercen, y hasta puede que hayan llegado a ser amigos tuyos (…). Es increíble lo que el poder cambia a la gente”. Así resumía Jesús Polanco su papel al frente de El País como editor, conociendo al milímetro las coordenadas en las que podía moverse, frente a las competencias, claramente definidas y diferenciadas, que ejerce el director.

Augusto Delkáder recuerda en el libro, a preguntas de Juan Cruz, una de las enseñanzas de Jesús Polanco. “El día que me nombró consejero delegado de la SER me dijo: ‘La radio tiene muchos asociados. Tiene accionistas minoritarios. Yo siempre me he portado muy bien con los socios. En esta compañía hay una cosa fundamental: que con los asociados tienes que portarte bien porque tú eres el presidente de todos, no eres el presidente de una parte de PRISA, eres el presidente de la SER, y eso hace que tengas que contemplar todos los intereses de los asociados, que los socios se sientan cómodo en tu compañía’”. Sin duda, uno de los puestos estratégicos en la SER era la relación con los empresarios locales que aportaban una o varias emisoras a la cadena. El objetivo no solo era crecer y estar presentes en todos los mercados importantes, sino también, y sobre todo, en cuidarles y hacerles sentirse cómodos, labor que durante muchos años desarrolló, con indudable éxito y acierto, Sergio González Otal.

Juan Cruz en la presentación en Barcelona de su libro 'Ciudadano Polanco', entre Lluís Bassets, de espaldas y Màrius Carol (Fotografía Albert García, El País)

“Ciudadano Polanco” cuenta con la voz de Jesús Polanco. Es el empresario el que reflexiona, y contesta a las preguntas de Juan Cruz, en un diálogo que se mantuvo durante algunos meses y que se interrumpió por propia decisión del empresario. El transcurso del tiempo ha hecho repensar la situación y desvelar aquellas conversaciones, previo consentimiento de sus herederos, conscientes de la trascendencia de la figura de Jesús Polanco como empresario español y de la necesidad de aportar el testimonio directo sobre algunas cuestiones que no quedaron suficientemente aclaradas en su momento, y que ponían en entredicho su honorabilidad y buen nombre. Otro de los nombres proverbiales en la historia reciente de la SER, Daniel Gavela, afirmó: “no será grande de España, pero España es un poco más grande después de él”.

Relacionado:





Tambien te puede interesar:

Sergio González Otal 464728454172580913

Publicar un comentario

emo-but-icon

#ESTUPIDIARIO, ESPECIAL COMPLUTENSE

AVANCE: EL TRASVASE RADIO-PODCAST

AVANCE: EL TRASVASE RADIO-PODCAST
Clica y amplía información

ÍÑIGO ALFONSO (RNE), PREMIO 'TEOBALDO 2021'

ÍÑIGO ALFONSO (RNE), PREMIO 'TEOBALDO 2021'
Clica y amplía información

'MASTER CLASS' DEL #ESTUPIDIARIO EN LA UCM

'MASTER CLASS' DEL  #ESTUPIDIARIO EN LA UCM
Clica y amplía información

CONVOCADO CONCURSO DE PODCAST DK'2021

CONVOCADO CONCURSO DE PODCAST DK'2021
Clica y amplía información

EDUCAST'21, JORNADA DEL PODCAST EDUCATIVO

EDUCAST'21, JORNADA DEL PODCAST EDUCATIVO
Clica y amplía información

NACE EL EJE PARÍS-LYON-MARSELLA EN DAB+

NACE EL EJE PARÍS-LYON-MARSELLA EN DAB+
Clica y amplía información

NACE 'ESTACIÓN PODCAST' EN EL CÍRCULO BB.AA.

NACE 'ESTACIÓN PODCAST' EN EL CÍRCULO BB.AA.
Clica y amplía información

RADIODAYS'21: LA RADIO Y EL PODCAST EN USA

NACEN LOS ONDAS GLOBALES DEL PODCAST

NACEN LOS ONDAS GLOBALES DEL PODCAST
Clica y amplía información

'97 AÑOS', PREMIADO MEJOR PODCAST RCLM

'97 AÑOS', PREMIADO MEJOR PODCAST RCLM
Clica y amplía información

RADIO COLEGIO VIRGEN DEL MAR Y EL VOLCÁN

UNESCO LANZA LA 'SEMANA DE LA RADIO ONLINE'

UNESCO LANZA LA 'SEMANA DE LA RADIO ONLINE'
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA ENTREVISTADO EN 'CLARÍN'

GORKA ZUMETA ENTREVISTADO EN 'CLARÍN'
Clica y amplía información

DIARIO DE UN FIRMANTE EN LA FERIA DEL LIBRO

TWITTER GORKA ZUMETA (EDITOR)

REVIVE LA ENTREGA DEL GONZALO ESTEFANÍA

REVIVE LA ENTREGA DEL GONZALO ESTEFANÍA
Disfruta de la gala en Youtube

GORKA ZUMETA Y LOS III PREMIOS G. ESTEFANÍA

GORKA ZUMETA Y LOS III PREMIOS G. ESTEFANÍA
El periodista presentó la gala de entrega de premios

ENTREVISTA EN DIRCOMFIDENCIAL A G.ZUMETA

ENTREVISTA EN DIRCOMFIDENCIAL A G.ZUMETA
Clica y amplía información

G.ZUMETA EN LA 'SEMANA DE LA RADIO' DE PERÚ

G.ZUMETA EN LA 'SEMANA DE LA RADIO' DE PERÚ
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA DEFIENDE LA RADIO ESCOLAR

GORKA ZUMETA DEFIENDE LA RADIO ESCOLAR
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA UTILIZA TECNOLOGÍA AEQ

GORKA ZUMETA UTILIZA TECNOLOGÍA AEQ
Clica y amplía información

MASTER CLASS DE GORKA ZUMETA EN VALENCIA

MASTER CLASS DE GORKA ZUMETA EN VALENCIA
Clica, y amplía información

GORKA ZUMETA COORDINADOR DE SICUR 2020

GORKA ZUMETA COORDINADOR DE SICUR 2020
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA ANALIZA LOS 'DAILYS' EN TEA FM

GORKA ZUMETA ANALIZA LOS 'DAILYS' EN TEA FM
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA EN LA FRANCISCO DE VITORIA

GORKA ZUMETA EN LA FRANCISCO DE VITORIA
Clica y visualiza el video

GORKA ZUMETA 'SOCIO DE HONOR' DE LA ARU

GORKA ZUMETA 'SOCIO DE HONOR' DE LA ARU
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA, INVITADO EN LA U.SALAMANCA

GORKA ZUMETA, INVITADO EN LA U.SALAMANCA
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA EN EL BIT AUDIOVISUAL 2018

GORKA ZUMETA EN EL BIT AUDIOVISUAL 2018
Clica y visualiza el video con la charla

GORKA ZUMETA, MODERADOR EN EL MAC'18

GORKA ZUMETA, MODERADOR EN EL MAC'18
Clica y visualiza el video

GORKA ZUMETA, CLASE MAGISTRAL EN EL CEU

GORKA ZUMETA, CLASE MAGISTRAL EN EL CEU
Clica y visualiza el video

GORKA ZUMETA EN 'INFORADIO' (UCM)

GORKA ZUMETA EN 'INFORADIO' (UCM)
Clica y visualiza el video

DESCUBRE RADIOS DEL MUNDO A GOLPE DE CLIC

DESCUBRE RADIOS DEL MUNDO A GOLPE DE CLIC
Clica, viaja por el mundo y elige tu radio
item