Los poderes de la radio frente a la obsesión digital

Reflexiones a partir del libro "La Radio puesta" de Javier Montes 

La radio cultiva personas 

  • A menudo pienso si no nos hemos precipitado al asumir que nuestra vida, ahora, circula obligatoriamente por dos ámbitos paralelos que algunos intentan enfrentar: el real y el digital
  • Es muy fácil pastorearnos para hacernos creer que ahora lo cool es lo digital, y todo lo que se mueve en este nuevo ecosistema debe convertirse en nuestro entorno natural, desdeñando, por arcaicos, los modelos anteriores
  • Abrazar lo digital como el nuevo tótem de la sociedad moderna del siglo XXI nos está alejando de un modelo de vida que, sin ser perfecto, nos enriquecía como personas, y nos aportaba
  • En este contexto, la radio, el medio que se ha demostrado más resiliente, se encuentra en un proceso de adaptación y, al mismo tiempo, de posible despersonalización que la está empobreciendo
  • "La radio puesta", de Javier Montes, me ha provocado un proceso reflexivo en torno a la radio, que quiero compartir con mis lectores

El escritor Javier Montes (Madrid, 1976) describe su propia experiencia diaria con la radio, sus rutinas de escucha, sus gestos y sus hábitos relacionados con ella. Todos, conectados a su estado anímico, que marca su elección matutina. En esa (re) conexión con la vida, tras un sueño (a poder ser) reparador, “la radio obra su efecto: más que como compuerta abierta de golpe (en referencia a la radio informativa), como tobogán que desemboca despacio en la vida” (refiriéndose a la radio musical, incluso con nombres y apellidos, Radio Clásica).

La radio forma parte de nuestras vidas (Fotografía Pexels)
Se trata de un texto semipoético, pero llegado de la cotidianeidad, sin ser deliberado, ni tampoco impostado, tal vez solo fortuito, como es la propia radio. “Cuando ponemos la radio, no sabemos lo que nos espera. Al encenderla, abrimos una de esas espitas por las que entran el azar y la sorpresa en nuestras vidas regladas (...). Y sin embargo, esos respiraderos a lo inesperado son cada vez más difíciles de encontrar y de abrir, como si nos empeñásemos en cegarlos”, escribe. El llamado “efecto sorpresa” que nos propone la radio cada vez que la encendemos es cautivador para muchos, pero no para los jóvenes, que prefieren la previsibilidad de su propia elección. “La tecnología nos ha provisto de innumerables ruiseñores mecánicos que nos permiten en todo momento elegir exactamente las noticias que queremos saber, la música que queremos oír, las películas que queremos ver”, reflexiona Montes.
Invisible, inmaterial y omnipresente, la radio es el fantasma doméstico que invocamos a voluntad y se nos aparece a diario para operar sobre nuestra imaginación. Estamos a nuestras cosas, resolviendo recados, limpiando la casa, conduciendo al trabajo atendiendo la barra de un bar, y de repente nos descubrimos escuchando” (Javier Montes)

Esa radio ‘bajo demanda’, alejada del deseo de conocer nuevas realidades, ajenas a nuestro gusto personal, también sobrelleva un precio. “Esa libertad absoluta conlleva, como todas, un yugo igualmente absoluto, en virtud de las leyes y vasos comunicantes que rigen el mecanismo del deseo y la satisfacción: la obligación inexorable de saber lo que queremos y la ansiedad de la elección”, concluye. ¿Por qué esa necesidad -se pregunta el autor- de saber en todo momento lo que queremos o lo que nos conviene? “El placer se desplaza oscuramente del disfrute de lo elegido a la satisfacción narcisista con nuestra infalibilidad al elegir”, reflexiona Montes.

Cuenta Montes en su bello ensayo, que irradia amor por el medio, que un día un amigo suyo, que solo consume pódcast, y desdeña la radio, como la mayoría de jóvenes, le recomendó una abultada lista de títulos con sus mejores referencias. “En tiempos de oferta infinita de contenidos a medida, renunciar a esa variedad inabarcable le parecía arcaico y rudimentario, como cerrarse a los beneficios de la odontología moderna o el GPS”. Montes reconoce en “La radio puesta” que escuchó algunos de los títulos recomendados pero, después de aquella experiencia (“son excelentes, sin duda”), regresó a su rutina vital (“he vuelto a la costumbre de contentarme con poner la radio”).

No pretende Javier Montes, no parece ser esta su intención, criticar el pódcast, sino defender una respetuosa decisión sobre su consumo, frente al que le ofrece la radio. Su radio. La que él elige, aunque al final sea la radio la que elige el contenido por él. Ante esa 'oferta infinita', que cita, él reivindica, como comparto, que queda mucho por escuchar en la radio... Es, simplemente, una elección. Pero, en este caso, argumentada en un ensayo, publicado por la editorial Anagrama.


"¿Todavía escuchas la radio?"

El escritor cita datos de la ONU que hablan, y muy bien, de la radio. En 2022 publicaba que la radio “era el medio de comunicación más extendido del planeta, capaz de llegar a cinco mil millones de personas, y con tres mil millones de oyentes habituales (sin contar con los oyentes de radio digital). La idea de su declive -contempla- no se corresponde con la realidad”.

Esa radio ‘bajo demanda’, alejada del deseo de conocer nuevas realidades, ajenas a nuestro gusto personal, también sobrelleva un precio. “Esa libertad absoluta conlleva, como todas, un yugo igualmente absoluto, en virtud de las leyes y vasos comunicantes que rigen el mecanismo del deseo y la satisfacción: la obligación inexorable de saber lo que queremos y la ansiedad de la elección. El placer se desplaza oscuramente del disfrute de lo elegido a la satisfacción narcisista con nuestra infalibilidad al elegir", reflexiona Montes

También Javier Montes se hace eco del estudio “Radio’s Roadmap to Gen Z Listenership (2020) de Edison Research, “el 84% de los millennials y el 55% de los miembros de la Generación Z (...) estadounidenses sintonizaban habitualmente emisoras trasicionales usando aparatos analógicos o digitales, asegurando el relevo generacional y contrariando la idea asumida pero falsa de una audiencia envejecida y que no se renueva”, afirma. Los datos de Edison se refieren al mercado estadounidense. Ya me gustaría poder decir lo mismo de la situación en España, donde el Estudio General de Medios, el estudio de referencia, no dice lo mismo. Hay excepciones y no está todo perdido, como escribí en su día, pero la situación es preocupante. El entusiasmo de Javier Montes, no obstante, es contagioso. Pero con el entusiasmo no es suficiente.

En realidad, este ensayo que nos regala Javier Montes, “La radio puesta”, es la respuesta más textual al consejo de su amigo, el que desdeñaba la radio, por creerla antigua y amortizada, arcaica, superada por el nuevo ecosistema digital. “Invisible, inmaterial y omnipresente, la radio es el fantasma doméstico que invocamos a voluntad y se nos aparece a diario para operar sobre nuestra imaginación”, escribe. Y añade, más adelante: “Estamos a nuestras cosas, resolviendo recados, limpiando la casa, conduciendo al trabajo atendiendo la barra de un bar, y de repente nos descubrimos escuchando”. Y lo curioso, también, es que aquello que ha logrado atrapar ese bien tan escaso, que es nuestra atención, ha pasado desapercibido, o no, para el resto de oyentes simultáneos. El resorte, el “chispazo que decía (André) Breton”, es una incógnita que se resuelve en el cerebro de cada oyente.

En su ensayo, Montes confiesa que durante años ha estado apuntando “muchas cosas oídas en la radio”, algunas de las cuales las comparte con los lectores. Dice ‘oídas’, cuando en realidad debería apuntar “escuchadas”, pues tiene consciencia de haberlas escuchado, y retenido. En este sentido, “el momento revelador (de la radio) se apoya en incontables horas ‘desperdiciadas’ con la radio puesta como ruido de fondo, en millones de horas ociosas formuladas y olvidadas hasta formar un mantillo propicio para la germinación”.

 

“Soledad, atención, compañía”

Javier Montes ahonda en el concepto ‘compañía’ que ejerce también la radio. De hecho, es el que más ejerce. “La radio acompaña”, defiende. Y compara: “Como acompaña el fuego de una chimenea, como el ruido de la lluvia en el tejado o del río frente a la casa (...). Radio, fuego, río, lluvia: esas cuatro cosas tienen en común que no necesitan nuestra atención: suenan, arden, fluyen solas. Sabemos que podemos (...) desengancharnos y reengancharnos a ellas a voluntad”. Esta es la realidad que nos rodea con la radio, salvo que, en un determinado e imprevisible momento, la radio pase, en milésimas de segundo, de acompañarnos a informarnos o entretenernos. Pero, hasta que llega este momento -si llega- la radio es, mayoritariamente, compañía.

Portada del libro que
ha provocado esta reflexión

La radio es astuta en su trato con esos miles, millones de solitarios: finge resignarse a ser ruido de fondo de sus vidas, y desde ese segundo plano, sabia, lenta, destila e inocula su esencia: más que demandarles su atención, les ofrece su compañía”. Por tanto, podemos colegir de las reflexiones del autor que la radio es, en sí misma, pura generosidad. No pide, no exige, no secuestra la atención del oyente, sino que se le ofrece, espléndida, sin requerirle nada a cambio. “No avasalla ni se impone”, comenta Montes.

Entonces, ¿para qué, o por qué necesitamos tener la radio encendida, sin escucharla? Porque, al final, sin la aquiescencia de las marcas comerciales que se dejan sus recursos en la publicidad que contratan, la radio es un instrumento terapéutico para luchar contra la soledad. “Poner la radio para sentirnos acompañados es un gesto intuitivo que lleva a pensar en la manera en que se relacionan la sensación de soledad y la capacidad de atención y concentración”, explica. Y Montes recurre a las investigaciones, en el campo neurológico localizado en los nuevos entornos digitales, de Linda Stone (Apple, Microsoft) que acuñó en 1998 el término “atención parcial continua”, para referirse “al estado cognitivo complejo que pueden inducir los estímulos constantes de varias fuentes del entorno digital”. Montes aclara que este concepto es diferente al conocido como ‘multitarea’, porque en el acuñado por Stone “nos mueve el deseo de no perdernos nada (...). Es un comportamiento orientado a la disponibilidad cognitiva permanente, que exige la plena conciencia simultánea de acciones complejas y provoca un estado autoinducido de alerta ininterrumpida: nos esforzamos por atender una actividad prioritaria sin dejar de atender a otras periféricas para estar seguros de darles respuesta adecuada e inmediata, trasladando de unas a otras nuestra plena atención”, expone.

Al margen de las explicaciones científicas de nuestra capacidad neuronal, en la que invito a profundizar en el ensayo de Javier Montes, el escritor recurre a citas constantes de autores que se han ocupado de la radio en diferentes momentos de su vida, siempre con interés y preocupación. Sin duda, uno de los testimonios más intensos en su relación con la radio, es el de Ana Frank quien, a través de su reconocido y emocionante diario, cuenta su relación con ella. “Resulta muy reveladora la ansiedad y la delicia con la que ocho personajes enterrados en vida en su escondite se reúnen todas las noches alrededor de la radio”, adelanta Montes. Y la propia Ana Frank, citada, cuenta: “Ponemos la radio alemana para escuchar buena música y la BBC para mantener la esperanza”. Nos es difícil, para quien no ha vivido una guerra, entender la intensidad de la relación que se establece con la radio, y lo que esta llega a representar para quien la escucha en circunstancias difíciles, privados de libertad, atemorizados y escondidos. La radio-esperanza. La radio-libertad. 

Javier Montes (Fotografía Ohlanda.com.ar)

La radio y el paso del tiempo

“La radio reloj” es el último capítulo de este ensayo. La vinculación esencial de la radio con el tiempo. O, mejor dicho, con la evolución del tiempo. En paralelo. Montes cita al profesor británico Andrew Crisell, cuando afirma que la radio es “el relato de lo que está pasando, más que el registro de lo que ya ha pasado”. Coincido absolutamente, y sin reservas, con la opinión que defiende Crisell, pero me temo que la radio en España no cumple con su propia esencia. Los programas de la mañana (cuando pasan las cosas) de antaño se configuraban alrededor de decenas de unidades móviles con redactores y técnicos que ejercían de notarios de la actualidad. Hoy, la radio es una suma de pódcast, uno tras otro, en esencia. “La radio siempre está sucediendo y no está en ningún lado, al contrario que una grabación”, escribe Montes. Y añade: “La radio revela la sustancia del tiempo”. También la radio puede engañarnos. Y nunca percibiremos el engaño cuando escuchamos una grabación en lugar de un directo. Mi admirada Pepa Fernández no quiere contenidos grabados en su programa del fin de semana en RNE. No graba, por decisión propia, nada. Salvo que las circunstancias le obliguen a recurrir a esta técnica. Pero no se siente a gusto. Tal vez porque sabe que, de alguna manera, la acción de grabar comporta una desviación del contrato con el ‘escuchante’ de ofrecerle siempre ‘producto fresco’.

Montes ama la radio, y he aquí una conexión sólida que me une con él. En el fondo ha reforzado mi idea de que la radio es mucho más que el canal y mucho más que la técnica. Incluso es mucho más que los contenidos, a los que, la mayor parte del tiempo, no se presta atención. Recuerdo, cuando me preguntaron en una ocasión en qué consistía trabajar en la radio, que respondí: “trabajar la mayor parte de tu tiempo para que no te escuchen. Y su mayor reto consiste en perseguir ‘el chispazo’ y conquistar la atención del oyente”

Termina Montes hablando del los ‘podfaster’, los oyentes de pódcast que modifican la velocidad de reproducción del audio, la duplican o triplican, para escucharlos en menor tiempo. En realidad, están ‘manipulando el tiempo’ a voluntad y, como apunta Montes, “es una ansiedad voraz que resulta inquietante”. Es interesante el punto de vista del autor de este “La radio puesta” cuando, sobre este asunto de desquiciado nerviosismo, escribe: “Me pregunto si los ‘podfasters’, queriendo ampliar su tiempo, no acaban acortándolo. Queriendo oírlo todo, acaban no escuchando nada. El equivalente diabólico sería vivir nuestra vida entera a cámara rápida para que nos cupiese más vida”.

Me ha gustado el trabajo de Javier Montes, a quien, en 2010, la revista ‘Granta’ le incluyó en su selección de “los mejores narradores jóvenes en español”. Este “La radio puesta” ha sido un regalo, así lo considero. Aunque no coincido con él en todo lo que defiende, ni cómo lo defiende, sí comparto su espíritu de reivindicación del medio y la grandeza de su aportación en nuestras vidas. Me ha atrapado su universo personal en torno a la -su- radio y su visión del ejercicio de la escucha diaria, desde una posición militante que comparte con el lector/oyente, intuyendo que, quien se acerca a este breve texto, comparte con él su regusto por acercarse al medio más provocativo de todos cuantos existen, sean presuntamente vetustos (y analógicos) o intrépidamente cools (digitales).

Montes ama la radio, y he aquí una conexión sólida que me une con él. Agradezco todos los libros que se publican sobre el medio y doy buena cuenta de ellos en esta web. Pero este, especialmente, seguro que, por su condición de ensayo, abundaba en aspectos relativos a su esencia que me ha gustado revisitar y sobre los que me ha hecho reflexionar. En el fondo, Montes, ha reforzado mi idea de que la radio es mucho más que el canal y mucho más que la técnica. Incluso es mucho más que los contenidos, a los que, la mayor parte del tiempo, no se presta atención. Recuerdo, cuando me preguntaron en una ocasión, en qué consistía trabajar en la radio, que respondí: “trabajar la mayor parte de tu tiempo para que no te escuchen. Y su mayor reto consiste en perseguir ‘el chispazo’ y conquistar la atención del oyente”. Quiero pensar que yo superé el reto. Pero, si no, me reconforta saber que hice mucha compañía, a quien, seguramente, la agradeció siempre. Gracias Javier.    

-Más información sobre el libro 'La radio puesta' en Anagrama


Relacionado:

-Novedad editorial: “La radio puesta”, de Javier Montes

Tambien te puede interesar:

post más leído 5359323236472634709

Publicar un comentario

emo-but-icon

EL #ESTUPIDIARIO MÁS ESCATOLÓGICO 15.6.24

¿TE MANEJAS BIEN HABLANDO EN PÚBLICO?

¿TE MANEJAS BIEN HABLANDO EN PÚBLICO?
Clica y amplía información

RADIO CLÁSICA (RNE) SE ESTRENA EN DAB+

RADIO CLÁSICA (RNE) SE ESTRENA EN DAB+
Clica y amplía información

NUEVO INFORME 'DIGITAL NEWS REPORT' (2024)

NUEVO INFORME 'DIGITAL NEWS REPORT' (2024)
Clica y amplía información

MARTHA, 10 AÑOS, LA DIRECTORA DE FUN KIDS SS

MARTHA, 10 AÑOS, LA DIRECTORA DE FUN KIDS SS
Clica y amplía información

PODIUM PODCAST ESTRENA "LA QUIEBRA"

PODIUM PODCAST ESTRENA "LA QUIEBRA"
Clica y amplía información

RTVE AUDIO ESTRENA LA FICCIÓN "EL HACKEO"

RTVE AUDIO ESTRENA LA FICCIÓN "EL HACKEO"
Clica y amplía información

FIESTA DE LOS PREMIOS ONDAS DEL PODCAST

FIESTA DE LOS PREMIOS ONDAS DEL PODCAST
Clica y amplía información

LOS TRABAJADORES DE RNE EXIGEN UN PROYECTO

LOS TRABAJADORES DE RNE EXIGEN UN PROYECTO
Clica y amplía información

CARLOS HERRERA, HONORIS CAUSA POR LA UMH

CARLOS HERRERA, HONORIS CAUSA POR LA UMH
Clica y amplía información

NOVEDAD EDITORIAL: "FUENTES MORA" (BIO)

NOVEDAD EDITORIAL: "FUENTES MORA" (BIO)
Clica y amplía información

PEDRERO & ZUMETA Y SERGI MAS (EL PERIÓDICO)

PEDRERO & ZUMETA Y SERGI MAS (EL PERIÓDICO)
Clica y amplía información

ONDA CERO ESTRENA "PROTAGONISTA DEL OLMO"

ONDA CERO ESTRENA "PROTAGONISTA DEL OLMO"
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA: "NO AL EDADISMO EN LA RADIO"

GORKA ZUMETA: "NO AL EDADISMO EN LA RADIO"
Clica y amplía información

HEILI, MERINO Y ZUMETA EN "ESTUDIO 8"

HEILI, MERINO Y ZUMETA EN "ESTUDIO 8"
Clica y amplía información

RNE ENCIENDE SUS EMISIONES EN DAB+ (RDT)

RNE ENCIENDE SUS EMISIONES EN DAB+ (RDT)
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA EN EL INICIO DE LA DAB+ DE RNE

GORKA ZUMETA EN EL INICIO DE LA DAB+ DE RNE
Clica y amplía información

G. ZUMETA: LA "DAB+ Y EL CONTROL DEL CANAL

G. ZUMETA: LA "DAB+ Y EL CONTROL DEL CANAL
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA INVITADO EN RADIO SEGOVIA

GORKA ZUMETA INVITADO EN RADIO SEGOVIA
Clica y amplía información

ZUMETA: EL FUTURO DE LA RADIO, EN LOS COLES

ZUMETA: EL FUTURO DE LA RADIO, EN LOS COLES
Clica y amplía información

G. ZUMETA INVITADO EN LA ASAMBLEA DE ARU

G. ZUMETA INVITADO EN LA ASAMBLEA DE ARU
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA EN EL XI CONGRESO PROCOM'23

GORKA ZUMETA EN EL XI CONGRESO PROCOM'23
Clica y visiona el video (1:32:30)

ÁNGELES AFUERA Y GORKA ZUMETA EN ESTUDIO 8

ÁNGELES AFUERA Y GORKA ZUMETA EN ESTUDIO 8
Clica y amplía información

ZUMETA, PREMIADO CON UN ACCÉSIT POR LA RPA

ZUMETA, PREMIADO CON UN ACCÉSIT POR LA RPA
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA HABLA DE LA IA EN 'CLARÍN'

GORKA ZUMETA HABLA DE LA IA EN 'CLARÍN'
Clica y amplía información

G.ZUMETA EN LA JORNADA DE RADIO DE FORTA

G.ZUMETA EN LA JORNADA DE RADIO DE FORTA
Clica y amplía informarción

GORKA ZUMETA CLAUSURÓ EL I FORO DE VILLENA

GORKA ZUMETA CLAUSURÓ EL I FORO DE VILLENA
Clica y amplía información

G.ZUMETA EN LA UNIVERSIDAD DE EXTREMADURA

G.ZUMETA EN LA UNIVERSIDAD DE EXTREMADURA
En sus Jornadas Iberoamericanas 2022

GORKA ZUMETA, LECCIÓN EN LA NEBRIJA

GORKA ZUMETA, LECCIÓN EN LA NEBRIJA
En su Máster de Radio y Audio Digital SER

G. ZUMETA EN EL CONGRESO DE RADIO ESCOLAR

G. ZUMETA EN EL CONGRESO DE RADIO ESCOLAR
Clica, y amplía información

G.ZUMETA INVITADO EN LA UIPR (PUERTO RICO)

G.ZUMETA INVITADO EN LA UIPR (PUERTO RICO)
Clica y escucha

GORKA ZUMETA ENTREVISTADO EN 'CLARÍN'

GORKA ZUMETA ENTREVISTADO EN 'CLARÍN'
Clica y amplía información

DIARIO DE UN FIRMANTE EN LA FERIA DEL LIBRO

DIARIO DE UN FIRMANTE EN LA FERIA DEL LIBRO
Clica y amplía información

G.ZUMETA EN LA 'SEMANA DE LA RADIO' DE PERÚ

G.ZUMETA EN LA 'SEMANA DE LA RADIO' DE PERÚ
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA DEFIENDE LA RADIO ESCOLAR

GORKA ZUMETA DEFIENDE LA RADIO ESCOLAR
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA ANALIZA LOS 'DAILYS' EN TEA FM

GORKA ZUMETA ANALIZA LOS 'DAILYS' EN TEA FM
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA EN LA FRANCISCO DE VITORIA

GORKA ZUMETA EN LA FRANCISCO DE VITORIA
Clica y visualiza el video

GORKA ZUMETA 'SOCIO DE HONOR' DE LA ARU

GORKA ZUMETA 'SOCIO DE HONOR' DE LA ARU
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA, INVITADO EN LA U.SALAMANCA

GORKA ZUMETA, INVITADO EN LA U.SALAMANCA
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA, CLASE MAGISTRAL EN EL CEU

GORKA ZUMETA, CLASE MAGISTRAL EN EL CEU
Clica y visualiza el video

DESCUBRE RADIOS DEL MUNDO A GOLPE DE CLIC

DESCUBRE RADIOS DEL MUNDO A GOLPE DE CLIC
Clica, viaja por el mundo y elige tu radio
item