Ante el Día Mundial de la Radio, yo acuso

La radio en España lleva veinte años largos de retraso respecto del resto de Europa

Enfrentarse al futuro sin autocomplacencia

  • El autor mantiene que en España no se puede progresar en materia de radio por el freno impuesto por la industria privada, a la que no le interesa la entrada de nuevos competidores que le obligue a repartir la tarta publicitaria. Ni siquiera el crecimiento del parque de receptores DAB/DAB+ en los coches (estratégico para el medio) y la amenaza de radios digitales piratas que ya están surgiendo en diferentes partes de España, ante la inacción y permisividad históricas del Gobierno, les hace reflexionar sobre lo que está ocurriendo en el resto de Europa donde, como en Reino Unido, que empezó como nosotros en los 2.000, no solo han crecido los oyentes, sino también los ingresos publicitarios. Y, por fin, la radio ha podido acercarse más a los oyentes jóvenes, porque el dial de la RDT ofrece más espacio para añadir nuevas ofertas, específicamente dirigidas a este público. Europa disfruta ya de casi seiscientas nuevas emisoras que solo emiten en digital

Celebramos el XII Día Mundial de la Radio desde que lo implantó la UNESCO, a propuesta de una Academia de la Radio Española que tuvo la iniciativa, pero que hoy tristemente no representa a nadie en el sector, solo intereses personales. Se trata de un día para reflexionar en voz alta sobre el medio y darle visibilidad, para certificar su incontestable fortaleza y credibilidad actuales, pero también para abordar sus enormes incógnitas de cara al futuro, que otros países de nuestro mismo entorno europeo están afrontando con decisión y determinación: la digitalización del medio, el único que quedaba por actualizarse.

El Día Mundial de la Radio no puede estar reservado únicamente a la autocomplacencia (Fotografía Rodolpho Zanardo, pexels)
Un Día Mundial de la Radio no se establece para desarrollar un discurso autocomplaciente que pase por airear sus múltiples triunfos pretéritos, que todos conocemos hasta la saciedad, ni para recuperar sus hitos cronológicos más destacados, porque esto se llama historia, y también la conocemos todos. Un Día Mundial de la Radio debe dedicarse al presente, pero, sobre todo, a su futuro, a analizar perspectivas y prospecciones. Y contamos con datos que apuntan a un innegable envejecimiento del medio en España y a una constante pérdida de audiencia que se refleja, ola tras ola, en el Estudio General de Medios.
Celebro la llegada del pódcast, pero no como sustituto de la radio o su marca blanca. Y la digitalización es un derecho de los ciudadanos a disfrutar de una radio con mayor oferta, más calidad de sonido y más eficiencia energética y sostenibilidad

La irrupción de internet, que celebra este 2023 sus cuatro décadas de existencia, la creación de un nuevo entorno online en el que la presencia de la música contó con numerosas plataformas de acceso gratuito y el consiguiente cambio de hábitos en el consumo de los más jóvenes, nativos digitales, que optaron por el acceso bajo demanda, hicieron a la radio, sobre todo a la musical, perder presencia e impulso, y retroceder estratégicamente a posiciones conservadoras, apostando por las audiencias más envejecidas y comercialmente más atractivas que garantizaban su éxito en el corto plazo; sin darse cuenta (o sí) de que esta apuesta la alejaba aún más de los oyentes más jóvenes que se quedaban huérfanos de su estilo musical, ante la inexistencia de espectro radioeléctrico suficiente como para alojar nuevas emisoras dirigidas específicamente a ellos, dada la saturación de la FM (emisoras legales y piratas), ya del todo amortizada.

En los dos mil, dos países en Europa lideraron la digitalización de la radio: Reino Unido y España. La experiencia prosperó en el primero y fracasó estrepitosamente en el segundo caso. Desde entonces en España arrastramos una precaria e insuficiente emisión de Radio Digital Terrestre que abarca al veinte por ciento de la población, focalizado en Madrid y Barcelona. Mientras, la RDT en Reino Unido ha logrado el hito de superar, en consumo y demanda, a la suma de oyentes de OM y FM y, aunque sin fecha para el apagón, en este país se piensa ya en el final analógico, que ya ha comenzado, en primer lugar, por las Ondas Medias, muy costosas en mantenimiento, para los pocos oyentes que aportan.

La crisis estructural de 2008 a 2014 frenó el desarrollo y la implementación de la DAB en el Viejo Continente, justo cuando la tecnología más se inclinaba por apoyar el cambio de estándar de la RDT, pasando de la DAB a la DAB+, que garantiza, con el mismo espacio radioeléctrico, más oferta de emisoras (múltiplex). A finales de los dos mil, países como Alemania, Bélgica, Italia, Austria y, a menor velocidad, Francia tomaron la decisión de impulsar la RDT en sus territorios, dado que la Unión Europea, a diferencia de lo que ocurrió con la TDT, dio libertad a cada estado miembro para que estableciera su propio calendario de desarrollo. Craso error, que seguimos pagando en España.

La estrategia de la industria privada pasa por dejar morir la RDT sin publicitarla, sin apoyarla, incluso perdiendo millones de euros en el mantenimiento de ese exiguo veinte por ciento de emisiones digitales, para dejar que el crecimiento del consumo de la radio online (en la actualidad bajísimo, en torno a un 14%) se convierta en la auténtica alternativa a la tecnología analógica, sin tener que pasar por la emisión digital terrenal, que es lo que verdaderamente complica, y mucho, su modelo de negocio e intereses

En España, las reticencias de la industria privada a asumir un nuevo escenario digital, que tuviera que pasar por la entrada en el negocio de nuevos actores que le obligaran a compartir la ya de por sí bastante ajustada tarta publicitaria, en torno a los 450 millones de euros (InfoAdex), hicieron que las marcas más importantes se convirtieran en lobbys de presión al Gobierno, que, ni con el PP ni con el PSOE, han querido liderar el proceso de digitalización del medio sin contar con el apoyo de los privados. En otros países europeos, como Francia o Italia fue el sector público el que impulsó la RDT y, con posterioridad, se sumó la industria privada. No puede olvidarse que el progreso de la radio no es cuestión única y exclusiva de la industria privada, sino de los oyentes, o sea, los ciudadanos, cuyos intereses representa el estado.

La estrategia de la industria privada pasa por dejar morir la RDT sin publicitarla, sin apoyarla, por inanición, incluso perdiendo millones de euros en el mantenimiento de ese exiguo veinte por ciento de emisiones digitales, para dejar que el crecimiento del consumo de la radio online (en la actualidad bajísimo, en torno a un 14%, Fuente: EGM) se convierta con el tiempo en la auténtica alternativa a la tecnología analógica, sin tener que pasar por la emisión digital terrenal, que es lo que verdaderamente complica, y mucho, su modelo de negocio e intereses.

Lo peor no es esto, lo peor es que los propios políticos, empezando por el PP y siguiendo por el PSOE, apoyan esta tesis de la industria privada, defendiendo sus intereses por encima de lo público. Es muy triste, por no hablar de dramática, la connivencia tácita entre los dos principales partidos políticos y la estrategia de la industria privada. Confabulación que se ha manifestado en las reiteradas negativas que tanto el PP como el PSOE han dado en ambas Cámaras a las iniciativas de Compromís para resucitar las paupérrimas emisiones de RDT en nuestro país, y garantizar la igualdad de derechos de todos los españoles a disponer de una mayor y mejor oferta radiofónica, como ocurre en el resto de países de nuestro entorno más próximo.

De nada sirve, en primer lugar, el ejemplo europeo, la decisión de países de nuestro entorno que están apoyando el desarrollo de la RDT, porque la industria prefiere, en estos casos, seguir controlando su propia red de difusión en lugar de depender de terceros (operadoras de telecomunicaciones), y evitar la temida discrecionalidad del titular del canal distribuidor. Prefieren apostar por la radio de difusión por aire frente a los intereses de los mastodónticos gigantes tecnológicos que compiten por la cobertura online también de la radio, con la intención de controlar la recepción en los smartphones, y en las pantallas de entretenimiento de los futuros coches inteligentes, como aspira, sin ningún complejo, Google. Prefieren seguir los consejos de la UNESCO que defiende la radio por aire frente a la radio por internet en caso de catástrofes naturales, porque la estabilidad de la red por cable es mucho más frágil. Prefieren, en definitiva, apostar por la radio universal, gratuita y móvil, frente a la radio dependiente de una red ajena, que controlan terceros, bajo sus propios intereses, en ocasiones no coincidentes con los del radioperador, con una cobertura menor que la existente por aire, y con costes para el oyente (obligatoriedad de disponer de cobertura y de una suscripción a un operador).

Hay otra pelea abierta en los coches con la batalla por el control del salpicadero, en la que el más fuerte de los contendientes es el gigante Google, con su potente Android Automotive (Fotografía Pexels)

La industria privada de la radio en España contraviene sus propias ideas de antaño en las que preconizaba que la radio en España es la OM y la FM, frente a la radio online, que veía como ‘complementaria’. En el futuro, admite que, tras el inevitable apagón de la tecnología digital que responderá también a razones de eficiencia energética, toda la infraestructura de emisión y distribución de sus contenidos pasaría al escenario online, ellos se ahorrarían los ingentes gastos de la red de postes de alta frecuencia, pero pasarían automáticamente a convertirse en dependientes de las decisiones de las grandes operadoras de telecomunicaciones. Esto sin hablar de los costes que supone establecer redes punto a punto para soportar audiencias simultáneas millonarias que podrían venirse abajo en determinados momentos de alto consumo coyuntural. En otras palabras, la industria de la radio privada está dispuesta a caer en brazos de una red inestable que ni siquiera controla. Y mi pregunta, ante esta mirada errada es: ¿también está dispuesta la radio pública a seguir este mismo camino?
El cambio a la RDT tiene que ser progresivo, y se debe garantizar un período de convivencia entre ambas tecnologías que, sin embargo, no pueden pervivir para siempre en dualidad por el ingente gasto energético que representaría. Pero se debe dejar al oyente que marque sus propios ritmos y vaya comprobando, por sí mismo, en su libertad, dónde se encuentra más a gusto

En este Día Mundial de la Radio hay que constatar, de una vez por todas, que España representa un enorme muro de contención ante el progreso de la RDT en Europa, que la administración (el Gobierno) no se atreve a impulsarlo sin el apoyo de la industria privada, que ejerce su presión, justo en dirección contraria a los intereses de todos los españoles, que tienen derecho a disfrutar de una oferta radiofónica actualizada con los nuevos tiempos. La radio pública, por desgracia, no es ahora mismo un actor válido para impulsarla. RNE podría liderar su implantación, pero no puede hacerlo mientras carezca de la estructura (director de RNE) y del apoyo necesario que requiere una presidencia ejecutiva (aunque interina), que se le niega reiteradamente en el Consejo de Administración. Sin embargo, las radios públicas, RNE y las autonómicas podrían liderar este movimiento por sí solas. Con el tiempo, la industria privada no tendría más remedio que sumarse, como ha ocurrido en otros países europeos, porque lo contrario supondría renunciar a sobrevivir en el tiempo.

Hay otro hecho que contribuye a subrayar la cobardía de la industria privada: su desconfianza en sí misma, en sus propias posibilidades y potencialidades, y en su innegable fuerza para competir, ante la llegada de nuevos radioperadores. Baste recordar lo ocurrido con la tan temida llegada de la Televisión Digital Terrestre (TDT). Concurrían nuevos operadores, pero los canales en abierto que más se siguen viendo son los mismos: TVE, Tele5 y Antena 3, y sus nuevos canales satélites. Nada ha cambiado, por tanto. Pero la realidad es fruto de la competencia y de la variedad en la oferta.

La Unión Europea de Radiodifusión (UER), organismo que reúne a los principales operadores de radio del Viejo Continente, con preferencia de los públicos, y el WorldDAB, la institución que se ocupa de potenciar el estándar DAB (RDT) en todo el planeta, no dan crédito a la inacción de España en el impulso de la RDT. Pero no solo eso. Aunque no comentarán nada en público, por prudencia y respeto institucional, en privado expresan su contrariedad ante el avance de las emisoras ilegales en DAB+ que están surgiendo como setas por diferentes puntos de España. Tampoco les puede extrañar mucho a la UER y al WorldDAB, porque la actitud ante el pirateo es proverbial en nuestro país -la desidia-, y se remonta al actual caos en la FM.

Si la industria de la radio cree que se va a ganar a los oyentes más jóvenes con la actual oferta y a través de la FM, está equivocada (Fotografía Pixabay)

Toda esta situación parte de un origen que marca, una vez más, la histórica y asumida inferioridad de la radio frente a la televisión. La decisión de la Unión Europea frente a la digitalización de ambos medios estableció dos ligas: la de la televisión, obligatoria para toda la unión, con la TDT, y la de la radio, abandonada al albur de cada estado miembro. Y, después del trauma impuesto por una prematura puesta en marcha, impulsada por intereses más políticos y estratégicos del Partido Popular de José María Aznar, allá por los dos mil, que por el provecho y la mejora del sector, las grandes marcas comerciales le tomaron ojeriza a las siglas DAB. Y así nos ha ido.
Es muy triste, por no hablar de dramática, la connivencia tácita entre los dos principales partidos políticos y la estrategia de la industria privada. Confabulación que se ha manifestado en las reiteradas negativas que tanto el PP como el PSOE han dado en ambas Cámaras a las iniciativas de Compromís para resucitar las pírricas emisiones de RDT en nuestro país, y garantizar la igualdad de derechos de todos los españoles a disponer de una mayor y mejor oferta radiofónica, como ocurre en el resto de países de nuestro entorno más próximo

Mientras que en Europa se está apagando la carísima y contaminante OM para impulsar la RDT, en España se sigue apoyando la radio analógica sin complejos. La molicie y la indolencia siguen impulsando la mentalidad del despilfarro, en un escenario español en el que nadie se decide a apagar la OM o a reducir sus emisiones al mínimo imprescindible. 

A nadie le importa que la DAB/DAB+ sea mucho más eficiente energéticamente y que el progreso tecnológico ahorre mucho consumo eléctrico y hasta postes emisores (con menos se mantiene e incluso se refuerza la cobertura). A la industria privada española le da igual seguir contaminando con la OM y la FM mientras sus intereses queden garantizados y se mantenga su statu quo, impidiendo la entrada de nuevos radioperadores.

Hoy, en la España de 2023, en este 13 de febrero, disponemos de millones de receptores de DAB/DAB+ desplegados por todo el país, porque desde el pasado 21 de diciembre de 2020, todos los coches nuevos salen de fábrica con la radio provista con esta tecnología. Ha sido, hasta ahora, una de las escasísimas decisiones de la UE por apoyar el despliegue de la RTD en el Viejo Continente. Aquí, en ausencia de propuestas o peticiones de impulso por parte del sector de la radiodifusión, la Administración General del Estado lleva dos décadas sin hacer nada con respecto a la RDT. Y tampoco le ha importado a ningún gobierno en ese periodo. La única revisión de su marco legislativo en 2011 fue contraproducente, al reducir únicamente su cobertura poblacional de un 50% a un 20% y ser incapaz de producir el cambio de estándar de DAB a DAB+. Por esta decisión, que intentaba abaratar costes a los privados, solo existen emisiones de RDT en Madrid y Barcelona, que representan ese 20 por ciento de la población. Emisiones de baja cobertura y calidad, que siguen pagando los radioperadores, desde hace veinte años ¡para absolutamente nada! Pagan por el silencio... Nunca han liderado una campaña de promoción de la DAB+, aunque siguen dejándose millones en pagar la factura a Cellnex.

La situación en las Comunidades Autónomas es peor y más preocupante todavía, si cabe. Por un lado, algunas se han dedicado últimamente a sacar concursos esperpénticos de radio digital por sentencia judicial, veinte años después de cuando deberían haberlo hecho y en un estándar como el DAB superado desde hace más de una década. Y, por otro, están permitiendo impunemente el despliegue de emisoras piratas en DAB+ en zonas como Canarias o Comunidad Valenciana, puesto que son las comunidades autónomas las autoridades competentes en materia de ocupación ilegal del espectro radioeléctrico. Recordemos que emitir en DAB+ en España es ilegal por dos motivos: la legislación vigente tan sólo contempla la emisión en DAB y no en DAB+ (cambio de estándar que debería haberse hecho en 2011) y porque toda radio que emita sin licencia en DAB+ (y no hay, por supuesto, licencias de DAB+ para emisiones regulares) está cometiendo una infracción muy grave de la Ley General de Telecomunicaciones, cuya sanción está tipificada con hasta 20 millones de euros.

La RDT representa la gran oportunidad para que la radio recupere y revitalice su protagonismo en la sociedad, gane en visibilidad, y los nuevos y potenciales oyentes-sobre todo los más jóvenes, y más alejados del medio- sepan que existe y qué les ofrece como novedad. El resto de los países europeos está poniendo en marcha emisoras específicamente dedicadas a los más jóvenes y, aunque hemos llegado tal vez demasiado tarde, empiezan a dar buenos resultados

Todo es un despropósito. En Bruselas no deben ser conscientes de que, de todos los grandes Media, la radio es el único que todavía no se ha digitalizado. En Francia, el último país que ha apretado el acelerador de la implantación de la RDT, la industria privada acaba de solicitar al Estado ayudas económicas para afrontar el despliegue, y cifran el coste en un millón de euros “por radio”. La radio merece el apoyo de todos los actores involucrados en este proceso de digitalización: los privados, los públicos, los Estados y, por supuesto, la Unión Europea.

La RDT representa la gran oportunidad para que la radio recupere protagonismo en la sociedad y los nuevos y potenciales oyentes-sobre todo los más jóvenes, y más alejados del medio- sepan que existe y qué les ofrece como novedad. El resto de los países europeos está poniendo en marcha emisoras específicamente dedicadas a los más jóvenes y, aunque hemos llegado tal vez demasiado tarde, empiezan a dar buenos resultados. En España, no, claro. Aquí no hay más que un espectro de la FM absolutamente saturado y amortizado, con un caos al que contribuyen las más de dos mil emisoras pirata que nadie se ocupa de cerrar. Impresentable.

La radio renovó la ilusión de sus millones de oyentes en España en la década de los sesenta del siglo pasado, cuando llegó la Frecuencia Modulada. Y surgieron nuevas radios, principalmente musicales, que dispararon las ventas, millonarias, de los nuevos receptores. Pronto, las emisoras que se alojaban en la OM se dieron cuenta de que la enorme mayoría de los oyentes había migrado a la FM y no tuvieron más remedio que hacer el mismo camino. Con la DAB pasará lo mismo, si nos dejan renovar la ilusión. En este caso, además, representa la supervivencia de la radio pegada al directo, a la difusión por aire, que no hace más que perder oyentes ola tras ola del EGM. Como en el siglo pasado, las únicas razones para que los oyente migren a la RDT será la oferta de nuevos contenidos y emisoras. Y en este sentido, el resto de europeos ya disfruta de aproximadamente 600 nuevas emisoras que solo emiten en digital. Aquí ni las olemos... Y los receptores ya parten de precios mínimos (20€) y resultan, por fin, asequibles. 

Todos los países que han desarrollado o están desarrollando la RDT en el resto de Europa han constituido grupos de trabajo para la coordinación de las actuaciones de todos sus agentes, así como entidades nacionales para su promoción, con el logotipo común de DAB+ y el claimMás radio” en sus respectivos idiomas. Europa avanza en la RDT, menos España y Portugal que decidió apagarla (y ahorrarse el gasto) hasta que Europa la impulse con decisión desde Bruselas, como hizo con la TDT, algo que no se espera a corto plazo.

La radio forma, y ha formado parte estrecha de la biografía de miles de millones de personas en todo el mundo, y no podemos dejar que se convierta en irrelevante (Fotografía Pexels)

El cambio a la RDT tiene que ser progresivo, y se debe garantizar un período de convivencia entre ambas tecnologías que, sin embargo, no pueden pervivir para siempre en dualidad por el ingente gasto energético que representaría. Pero se debe dejar al oyente que marque sus propios ritmos y vaya comprobando, por sí mismo, en su libertad, dónde se encuentra más a gusto.

Ya no hay excusas. Todos los obstáculos, como reconoce en esta misma web, el exdirector técnico de COPE, Isaac Moreno, uno de los más firmes opositores, en su día, a la implementación de la RDT en España (porque nació prematura), se han superado con éxito. Mejora el escenario tecnológico, resulta mucho más barata y eficiente energéticamente, y enriquece la actual oferta -gratuita y universal- con nuevas emisoras.

Llegado este nuevo Día Mundial de la Radio, he tomado la decisión de ser políticamente incorrecto, alejarme deliberadamente de la autocomplacencia, y cantar las verdades del barquero. Amo la radio, y veo que se apaga. Celebro la llegada del pódcast, pero no como sustituto de la radio o su marca blanca. Soy, definitivamente, una mejor persona gracias a la radio, más tolerante, más culta, menos ignorante, más solidaria... en definitiva, soy hijo de mis padres, pero también de la radio que me parió, y a la que he querido, y querré, siempre. Por eso quiero, no solo recobrar egoístamente mi ilusión por ella, sino que las nuevas generaciones tengan la oportunidad de disfrutar de productos específicamente pensados para ellas, con prescriptores coetáneos. Es cierto que la radio es un negocio. Pero, antes que representar unos intereses privados, la radio es un “servicio de interés general”, que debe garantizar el Estado, y mi sensación, en este sentido, sigue siendo la misma de hace veinte años: una vergonzante orfandad.


Relacionado:

-Ya hay un millón de receptores DAB en los coches nuevos de Madrid y Barcelona

-Carsten Zorger: “No hay fecha en Alemania para el apagón de la FM”

-Cuando Europa apuesta por la DAB, España recula con la bandera de la FM

-La radio digital terrestre (DAB+) avanza en Europa, por David Fernández Quijada

-Ni la FM está muerta, ni la UE lidera la digitalización de la radio

-DAB en España: empezar de cero

-RNE aguarda el impulso del Gobierno para ser el motor de la DAB en España

-La Radio Digital Terrestre en esta web

Tambien te puede interesar:

Día Mundial de la Radio 4852174739106925197

Publicar un comentario

emo-but-icon

ESTUPIDIARIO DE LOS SESOS Y LOS SEXOS 10.2.24

¿TE MANEJAS BIEN HABLANDO EN PÚBLICO?

¿TE MANEJAS BIEN HABLANDO EN PÚBLICO?
Clica y amplía información

ÀNGELS BARCELÓ, PREMIO LUISA DE MEDRANO

ÀNGELS BARCELÓ, PREMIO LUISA DE MEDRANO
Clica y amplía información

27-F: LLEGA EL AUDIO DAY PARIX, DE LA FGSR

27-F: LLEGA EL AUDIO DAY PARIX, DE LA FGSR
Clica y amplía información

LA RADIO FACTURÓ UN 3,2% MÁS EN 2023

LA RADIO FACTURÓ UN 3,2% MÁS EN 2023
Clica y amplía información

RNE ENCIENDE SUS EMISIONES EN DAB+ (RDT)

RNE ENCIENDE SUS EMISIONES EN DAB+ (RDT)
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA EN EL INICIO DE LA DAB+ DE RNE

GORKA ZUMETA EN EL INICIO DE LA DAB+ DE RNE
Clica y amplía información

GALA 100 AÑOS DE RADIO BARCELONA (EAJ-1)

GALA 100 AÑOS DE RADIO BARCELONA (EAJ-1)
Clica y amplía información

LA BBC CREA 4 NUEVAS EMISORAS EN DAB+

LA BBC CREA 4 NUEVAS EMISORAS EN DAB+
Clicay amplía información

MUERE EL DOCTOR BALTOLOMÉ BELTRÁN

MUERE EL DOCTOR BALTOLOMÉ BELTRÁN
Clica y amplía información

ONDA CERO ESTRENA "PROTAGONISTA DEL OLMO"

ONDA CERO ESTRENA "PROTAGONISTA DEL OLMO"
Clica y amplía información

LA PUBLICIDAD DEL GOBIERNO VASCO A LA RADIO

LA PUBLICIDAD DEL GOBIERNO VASCO A LA RADIO
Clica y amplía información

AEQ CRECE EN VENTAS UN 12% EN 2023

AEQ CRECE EN VENTAS UN 12% EN 2023
Clica y amplía información

EL EGM INTEGRARÁ DATOS REALES EN 2024

EL EGM INTEGRARÁ DATOS REALES EN 2024
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA INVITADO EN RADIO SEGOVIA

GORKA ZUMETA INVITADO EN RADIO SEGOVIA
Clica y amplía información

ZUMETA: EL FUTURO DE LA RADIO, EN LOS COLES

ZUMETA: EL FUTURO DE LA RADIO, EN LOS COLES
Clica y amplía información

G.ZUMETA: "EL PÓDCAST NO HA INVENTADO NADA"

G.ZUMETA: "EL PÓDCAST NO HA INVENTADO NADA"
Clica y amplía información

G. ZUMETA INVITADO EN LA ASAMBLEA DE ARU

G. ZUMETA INVITADO EN LA ASAMBLEA DE ARU
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA EN EL XI CONGRESO PROCOM'23

GORKA ZUMETA EN EL XI CONGRESO PROCOM'23
Clica y visiona el video (1:32:30)

ÁNGELES AFUERA Y GORKA ZUMETA EN ESTUDIO 8

ÁNGELES AFUERA Y GORKA ZUMETA EN ESTUDIO 8
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA Y LA PREHISTORIA DEL PODCAST

GORKA ZUMETA Y LA PREHISTORIA DEL PODCAST
Clica y amplía información

ZUMETA, PREMIADO CON UN ACCÉSIT POR LA RPA

ZUMETA, PREMIADO CON UN ACCÉSIT POR LA RPA
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA HABLA DE LA IA EN 'CLARÍN'

GORKA ZUMETA HABLA DE LA IA EN 'CLARÍN'
Clica y amplía información

G.ZUMETA EN LA JORNADA DE RADIO DE FORTA

G.ZUMETA EN LA JORNADA DE RADIO DE FORTA
Clica y amplía informarción

GORKA ZUMETA CLAUSURÓ EL I FORO DE VILLENA

GORKA ZUMETA CLAUSURÓ EL I FORO DE VILLENA
Clica y amplía información

G.ZUMETA EN LA UNIVERSIDAD DE EXTREMADURA

G.ZUMETA EN LA UNIVERSIDAD DE EXTREMADURA
En sus Jornadas Iberoamericanas 2022

GORKA ZUMETA, LECCIÓN EN LA NEBRIJA

GORKA ZUMETA, LECCIÓN EN LA NEBRIJA
En su Máster de Radio y Audio Digital SER

G. ZUMETA EN EL CONGRESO DE RADIO ESCOLAR

G. ZUMETA EN EL CONGRESO DE RADIO ESCOLAR
Clica, y amplía información

G.ZUMETA INVITADO EN LA UIPR (PUERTO RICO)

G.ZUMETA INVITADO EN LA UIPR (PUERTO RICO)
Clica y escucha

GORKA ZUMETA ENTREVISTADO EN 'CLARÍN'

GORKA ZUMETA ENTREVISTADO EN 'CLARÍN'
Clica y amplía información

DIARIO DE UN FIRMANTE EN LA FERIA DEL LIBRO

DIARIO DE UN FIRMANTE EN LA FERIA DEL LIBRO
Clica y amplía información

G.ZUMETA EN LA 'SEMANA DE LA RADIO' DE PERÚ

G.ZUMETA EN LA 'SEMANA DE LA RADIO' DE PERÚ
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA DEFIENDE LA RADIO ESCOLAR

GORKA ZUMETA DEFIENDE LA RADIO ESCOLAR
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA ANALIZA LOS 'DAILYS' EN TEA FM

GORKA ZUMETA ANALIZA LOS 'DAILYS' EN TEA FM
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA EN LA FRANCISCO DE VITORIA

GORKA ZUMETA EN LA FRANCISCO DE VITORIA
Clica y visualiza el video

GORKA ZUMETA 'SOCIO DE HONOR' DE LA ARU

GORKA ZUMETA 'SOCIO DE HONOR' DE LA ARU
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA, INVITADO EN LA U.SALAMANCA

GORKA ZUMETA, INVITADO EN LA U.SALAMANCA
Clica y amplía información

GORKA ZUMETA, CLASE MAGISTRAL EN EL CEU

GORKA ZUMETA, CLASE MAGISTRAL EN EL CEU
Clica y visualiza el video

DESCUBRE RADIOS DEL MUNDO A GOLPE DE CLIC

DESCUBRE RADIOS DEL MUNDO A GOLPE DE CLIC
Clica, viaja por el mundo y elige tu radio
item